stop

El parlamento catalán presiona a un juez para que Iberpotash pueda seguir vertiendo residuos mineros en la escombrera del Cogulló

Josep Maria Casas

Economía Digital

Iberpotash, filial del grupo israelí ICL, explota las minas de Sallent y Súria. En la imagen, el proceso de carga de potasa en las instalaciones de Súria.

Barcelona, 14 de junio de 2017 (19:51 CET)

El parlamento catalán sale en auxilio de Iberpotash, la empresa que explota las minas de potasa de Súria y Sallent (Barcelona). En el pleno de este jueves, todos los grupos parlamentarios, con la única excepción de la CUP, aprobarán una resolución por la que apoyan que la empresa minera pueda seguir utilizando la escombrera del Cogulló hasta el año 2019.

Iberpotash está obligada a clausurar la escombrera y a iniciar su restauración el próximo 30 de junio. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) emplazó en 2014 a la empresa y a la Generalitat a fijar una fecha de cierre: acordaron que sería este 30 de junio. Iberpotash confiaba entonces que en esta fecha cerraría la mina de Sallent, así como su escombrera, para trasladar toda la actividad a la mina de Súria. No será así.

En Súria está construyendo una infraestructura de acceso a las galerías –una enorme rampa de cinco kilómetros que desciende a 900 metros de profundidad- que acumula un retraso de 18 meses. La empresa calcula que estará terminada a principios de 2019, momento en el que planea cerrar la mina de Sallent y su escombrera para concentrar toda la actividad en Súria.

Peligran los puestos de trabajo

La empresa argumenta que si cierra la escombrera del Cogulló en estos momentos deberá reducir la actividad de la mina de Sallent y, en consecuencia, se perderán puestos de trabajo. Iberpotash cuenta con 1.200 empleados directos, que se reparten a partes casi iguales entre Sallent y Súria, y da trabajo a otros 3.000 indirectos.

En la proposición de resolución que se votará este jueves en el parlamento catalán, se insta a la Generalitat a tomar las “medidas transitorias necesarias” para “posibilitar un cierre ordenado de la actividad de Sallent y su traslado a Súria”. De esta forma, el parlamento presiona al juez, que debe decidir a partir del 30 de junio si ordena la clausura definitiva de la escombrera o le da un nuevo plazo.

Aval parlamentario a Iberpotash

Iberpotash presentará esta semana una incidencia de ejecución de sentencia ante el TSJC por la que solicitan que se aplace el cierre de la escombrera hasta 2019. El parlamento catalán avala esta posición. La proposición parlamentaria esta firmada por los portavoces de los grupos: Marta Rovira (Junts pel sí), Carlos Carrizosa (Ciudadanos), Eva Granados (PSC) y Joan Coscubiela (CSQP). La CUP es el único grupo que exige el cierre inmediato.

Minería: el parlamento catalán avala que Iberpotash siga usando la escombrera que debía cerrar ahora

Los grupos que firman la proposición son partidarios de permitir que se sigan vertiendo residuos mineros en el Cogulló, aunque de manera “provisional, temporal, transitoria y limitada”. Como medida compensatoria, proponen a la empresa que adelante el plan de restauración de la escombrera. Iberpotash es filial del grupo israelí ICL.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad