Pastor cede ante los estibadores para evitar una huelga en precampaña

stop

CAMBIO DE MODELO PORTUARIO

El Puerto de Algeciras

en Barcelona, 26 de febrero de 2015 (21:50 CET)

El Gobierno hace equilibrios con la reforma de la estiba. No quiere ni oír hablar de una huelga en los puertos españoles, aunque debe dar señales a Europa de que el proceso de liberalización está en marcha. La solución para tal encrucijada ha sido iniciar las conversaciones con el sector con una concesión a los sindicatos. La ministra Ana Pastor les ha asegurado que la nueva ley será consensuada por todas las partes.

La titular de Fomento ha acudido a la reunión con Coordinadora, UGT y Comisiones Obreras con las manos vacías. Pastor sólo ha ofrecido algunas indicaciones para encaminar el acuerdo. El borrador que el presidente de Puertos del Estado, José Llorca Ortega, presentó a la Comisión Europea el lunes, ni se ha mencionado. Es probable que la ministra introduzca cambios

 

Calendario fijado

El primer encuentro para liberalizar el sector ha dado poco más de sí. En los próximos días, se conocerá la hoja de ruta de la negociación. Puertos del Estado trabaja en el diseño de un calendario que fija la siguiente reunión, como muy tarde, la semana que viene. La idea es que todas las partes se reúnan al menos una vez por semana.

Los sindicatos han salido contentos de la concesión que han logrado de la ministra sin tan siquiera haber empezado a negociar. Por ahora, se descartan las movilizaciones y preavisos de huelga que han sonado en los últimos días.

 

Sentencia europea

La liberalización del sector de la estiba no es ni mucho menos una prioridad para el Gobierno. Todo lo contrario, es un muerto que le toca acarrear en año electoral. De hecho, el Ejecutivo de Rajoy se negó en 2013 a seguir las sugerencias que la Comisión Europea le había hecho en esta materia. A Bruselas no le gustó que España hiciera oídos sordos, así que acabó denunciando la situación al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La sentencia apareció en diciembre. El texto señalaba que el modelo español vulnera el derecho de libre establecimiento: "La actual situación puede impedir a empresas de otros estados miembros establecerse en los puertos españoles de interés general para desarrollar en ellos una actividad de manipulación de mercancías".

 

La estiba, un sector blindado

El sector de la estiba tiene gran fuerza negociadora. Goza de unas condiciones salariales y laborales que están muy por encima de otros sectores. Muchos son los empresarios que han denunciado los elevados costes de trabajar en los puertos españoles por culpa de esta situación.

Además, una huelga de los 4.000 estibadores españoles es una situación que ningún Gobierno desea. Por los Puertos del Estado pasan el 60% de las exportaciones y el 80% de las importaciones. Se trata de unas infraestructuras clave del país.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad