stop

El Pdecat pone como condición para seguir apoyando al alcalde socialista de Terrassa que ponga los locales municipales a disposición del referéndum

Josep Maria Casas

Economía Digital

Jordi Ballart (derecha) con Ada Colau en una reunión en marzo pasado de alcaldes partidarios de la gestión directa del agua. Marta Pérez /EFE

Barcelona, 25 de agosto de 2017 (05:55 CET)

El referéndum del 1 de octubre (1-O) puede hacer saltar por los aires varios ayuntamientos del PSC si sus alcaldes no colaboran con la convocatoria. El que está en mayor evidencia es el pacto de gobierno en Terrassa (Barcelona), la tercera ciudad catalana por número de habitantes. El Pdecat amenaza al alcalde, el socialista Jordi Ballart, con retirarle el apoyo si el próximo 1 de octubre no abre los locales municipales para que se coloquen las urnas.

PSC y Pdecat gobiernan en minoría en Terrassa. Para conseguir el apoyo de los tres concejales de la antigua CiU, el socialista Ballart accedió a que su ayuntamiento formase parte de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), aunque nunca ha pagado las cuotas. El Pdecat le exige ahora que, para mantener el pacto de gobierno, deberá permitir las urnas en los locales municipales.

Miquel Sàmper, cabeza de lista del Pdecat y segundo teniente de alcalde, ha repetido públicamente que dejarán el gobierno municipal si en Terrassa no se puede votar con “normalidad” el próximo 1 de octubre. Fuentes socialistas apuntan que Sàmper nunca se distinguió por ser un independentista, pese a que ahora defienda estas tesis.

Abogado próximo a Germá Gordó

Sàmper fue decano del Colegio de Abogados de Terrassa (2006-2014), presidente del Consejo de la Abogacía Catalana (2012-2014) y adjunto a la presidencia del Consejo General de la Abogacía Española (2010-2014). No se afilió a Convergència (la actual Pdecat) hasta después de las últimas municipales, en las que se presentó como independiente.

Comparte bufete con Gabriel Turmo, histórico concejal popular de Terrassa, y apoyó a Germà Gordó en su fracasada lucha por la secretaria general del Pdecat. Como brazo derecho tiene a la concejal Meritxell Lluís, esposa del consejero Josep Rull. A ésta sí que se la considera una independentista de toda la vida.

1-O: el Pdecat amenaza al alcalde de Terrassa (PSC) con romper el pacto si no permite las urnas

PSC y Pdecat también discrepan sobre la gestión del agua. Los socialistas defienden la municipalización del servicio, mientras que los segundos apuestan por la gestión mixta. Estas diferencias se harán evidentes en el pleno del agua del próximo 7 de septiembre. Sin embargo, si acaban rompiendo el pacto de gobierno, no será por este motivo.

Hemeroteca

Referéndum 1-O
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad