El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la pasada semana. /EFE

Pedro Sánchez cede a un gobierno de coalición con Pablo Iglesias

stop

Iglesias acepta la definición impuesta por el PSOE de "gobierno de cooperación" y da a entender que habrá ministros de Podemos: "No concibo vetos"

Economía Digital

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la pasada semana. /EFE

Madrid, 11 de junio de 2019 (12:24 CET)

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han acercado posturas este martes para acordar un gobierno de coalición al que llamarán "gobierno de cooperación". El PSOE ha impuesto esta definición para devaluar la influencia de Podemos en el futuro Gobierno, cuya composición todavía es una incógnita.

En todo caso, Iglesias salió satisfecho de su reunión en el Congreso de los Diputados con Sánchez y dio a entender que habrá ministros de Podemos sin desvelar más detalles. "No concibo que haya vetos", dijo a la pregunta de si habrá ministros salidos de sus filas.

El PSOE se había resistido hasta el momento a acordar una coalición con Podemos e incluso había amagado con forzar una repetición electorales. Con este principio de acuerdo, Sánchez opta por otra vía: la de garantizarse un primer acuerdo con Podemos para ensanchar su minoría mayoritaria en el Congreso.

"Convenimos en que hay una mayoría progresista. Con reuniones más discretas esperamos un gobierno de cooperación y progresista", explicó Iglesias al término de su entrevista con Sánchez, estrenando así la denominación de "gobierno de cooperación" impuesta por el PSOE.

El matiz no pasó por alto a los periodistas, pero el líder de Podemos trató de quitarle hierro al asunto. "El nombre es lo de menos", dijo.

Los argumentos de Sánchez

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, defendió el nuevo nombre con un argumento inédito. "Entre Unidas Podemos y el PSOE, por desgracia, no sumamos mayoría en el Congreso. Los números no dan, por eso hablamos de un gobierno de cooperación", explicó.

Sánchez también se verá este mismo martes con líderes de PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera. Su voluntad, sin embargo, tan sólo es mantener el hilo abierto para grandes acuerdos pero no para consensuar la gobernabilidad.

A partir de ahora, el presidente en funciones se encargará personalmente de impulsar las negociaciones con Iglesias para sellar un acuerdo de gobierno. A Sánchez todavía no le salen los números de la investidura, pero confía en resolverlos a lo largo del mes de junio.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad