Pedro Sánchez reivindica la política sin complejos del ‘nuevo PSOE’

stop

El secretario general pide erradicar el “paro, la violencia de género, la corrupción y el independentismo”

Pedro Sánchez en la clausura del congreso del PSOE | EP

27 de julio de 2014 (17:23 CET)

Pedro Sánchez ha decidido clausurar el congreso del PSOE que ha tenido lugar este fin de semana en Madrid con un discurso cercano a los delegados llegados de toda España. Ha salido a escena sin papeles para reivindicar que el partido sale más reforzado tras el relevo de la cúpula y pedir una política “sin complejos” que les saque de la “encrucijada actual”. Sus palabras han sido aplaudidas en la sala, pero han encendido al nacionalismo catalán al equiparar la violencia de género y el independentismo.

“Debemos desterrar palabras que nos afectan e indignan a todos como paro, pobreza, decadencia institucional, violencia de género, la corrupción o el independentismo”, ha afirmado en el momento álgido de su intervención. La respuesta no ha tardado. Se ha traducido como un reguero de críticas en las redes sociales por la comparación. “Discurso desafortunado” ha sido lo más correcto que ha cosechado desde Catalunya el nuevo líder socialista.

Críticas de Madina y Pérez-Tapias


Sánchez también ha recibido críticas desde dentro de su partido. Eduardo Madina y José Antonio Pérez-Tapias, los dos candidatos que se enfrentaron a Sánchez en las primarias, le han reprochado que no hablara con ellos a la hora de definir la nueva ejecutiva de la formación a pesar de hacer gala de integración e incluir algunos de los valedores de sus propuestas en el órgano de dirección.

Aseguran que no harán nada contra el nuevo proyecto del PSOE, que tiene el apoyo mayoritario de los militantes, pero el reproche ya está sobre la mesa.

Encuentro con Rajoy

El nuevo líder del PSOE estrenará la semana con un encuentro público con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Antes de sentarse en la misma mesa, Sánchez ha dejado claro al jefe del Ejecutivo que no apoyará el pacto de no agresión para que las alcaldías vayan a parar en manos de la lista más votada en lugar de contar las coaliciones. También le avisa de que batallará contra la reforma laboral, la ley del aborto y "políticas como el pucherazo", en referencia a la última reforma electoral de la presidenta de Castilla la Mancha, María Dolores de Cospedal.

Los socialistas reivindican una revolución progresista para “modernizar España”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad