Puigdemont madrileñiza el comercio catalán

stop

El Govern inicia una tímida liberalización del sector al permitir las rebajas todo el año

La normativa que prepara el Govern elimina las restricciones para ofrecer rebajas fuera del periodo oficial. / EFE

Barcelona, 23 de septiembre de 2016 (12:44 CET)

Carles Puigdemont abre una brecha en la política de defensa del pequeño comercio seguida durante décadas por los gobiernos de Convergència. La nueva ley comercial catalana liberaliza tímidamente el sector y lo acerca al modelo comercial aplicado en comunidades como Madrid.

La normativa que prepara el Govern elimina las restricciones para ofrecer rebajas fuera del periodo oficial. Además, ampliará a 75 el máximo de horas de apertura semanal, según adelanta Jordi Baiget, consejero de Empresa. "Queremos dar a nuestros comerciantes las herramientas para que puedan competir en igualdad de oportunidades", argumenta.

En la actualidad las tiendas catalanas pueden abrir 72 horas semanales, lejos de las 90 horas que permite la normativa estatal, recurrida por la Generalitat cuando el presidente era Artur Mas. De la etapa anterior perviven la limitación a abrir en festivo, ya que se mantienen los 10 días de apertura al año, y las restricciones a la apertura de centros comerciales. 

La nueva normativa llegará al Parlament a final de año y no contempla el avance del comercio electrónico, que está cambiando de raíz el sector con la irrupción del gigante tecnológico Amazon.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad