Carles Puigdemont, ahora en Bélgica, y Oriol Junqueras, preso en Lledoners, son  dos de los procesados en la causa del 1-O. EFE/Jaume Sellart

Puigdemont tejió una administración paralela que controlaba a la población

stop

Puigdemont ultimaba una estructura de Estado con acceso a las bases de datos jurídicas y fiscales en una hipotética Cataluña independiente

Economía Digital

Carles Puigdemont, ahora en Bélgica, y Oriol Junqueras, preso en Lledoners, son dos de los procesados en la causa del 1-O. EFE/Jaume Sellart

Barcelona, 27 de marzo de 2018 (19:38 CET)

La Guardia Civil ya sabe cómo iba a operar la estructura paralela del gobierno de Carles Puigdemont. El expresidente catalán aspiraba a controlar la gestión de todos los datos de los ciudadanos a través de un fichero con información fiscal, bienes inmuebles y actividades económicas.

El documento fue incautado a la directora de Servicios de Vicepresidencia, Natalia Garriga, durante los registros judiciales del pasado mes de septiembre en Barcelona, según avanza Europa Press.

En él, se establece la hoja de ruta a seguir --que se canalizaría a través de su Hacienda propia-- para poner en marcha la estructura jurídica y fiscal de Cataluña tras su hipotética independencia, así como los objetivos establecidos antes de 2018 y 2019: controlar los impuestos indirectos, los de la renta personal, los beneficios empresariales y la fabricación.

Puigdemont ya anunció en septiembre sus aspiraciones fiscalés a través de una Agencia Tributaria propia

Asimismo, se buscaba desplegar a lo largo del pasado año lo relativo a la gestión, recaudación y declaraciones informativas sobre impuestos tales como el IVA y el IRPF. También se quería tener listos los programas de ayuda para la confección de estos impuestos y todo lo relacionado con aduanas.

En este apartado, nombrado como Gestió de dades i censos, se recogen diferentes puntos, como la identificación de las fuentes de datos o el modelo de gobernanza la construcción de las bases de datos fiscales, que se analizarían durante 2015 y 2020.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad han encontrado cómo representaban con símbolos la evolución de cada proyecto. Así, una estrella quería decir proyecto finalizado, una silueta de un obrero implicaba que se estaba trabajando y una señal de advertencia de peligro quería decir que había que prestar atención.

Hemeroteca

Carles Puigdemont
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad