Puigdemont interviene en vídeo durante la convención fundacional de la Crida, celebrada en Manresa del 27 de octubre. EFE/Susanna Sáez
stop

Tras pagar 10 euros por inscribirse, los fundadores de la Crida tendrán que abonar ahora 10 más si quieren participar en el congreso fundacional

Iván Vila

Economía Digital

Puigdemont interviene en vídeo durante la convención fundacional de la Crida, celebrada en Manresa del 27 de octubre. EFE/Susanna Sáez

Barcelona, 15 de enero de 2019 (04:55 CET)

La Crida Nacional per la República, el nuevo instrumento político del expresidente catalán Carles Puigdemont, todavía no ha completado su proceso fundacional, pero ya vuelve a pedir dinero a sus primeros afiliados, que ya tuvieron que pagar al menos 10 euros en concepto de donativo para inscribirse como fundadores. Ahora, si quieren asistir al congreso con el que culmina la gestación del movimiento tendrán que pagar de nuevo un mínimo de 10 euros más.

La Crida abrió el sábado el periodo para inscribirse en el congreso, que se celebrará el sábado, 26 de enero, en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB), y que será donde se voten los textos finales de la ponencia política y la organizativa, los textos que determinarán la naturaleza de la organización, que todavía no se ha definido si operará o no como partido político con vocación de presentarse por sí misma a citas electorales.

Fase de enmiendas

El texto inicial de la ponencia política de la Crida, cuyo encaje con el Pdecat todavía está también por concretar, ha recibido 179 enmiendas, de las que se han aceptado 69 -incluídas 5 que se han transaccionado-, se han rechazado 107, se ha retirado una, otra se ha traspasado a la ponencia organizativa y 1 no ha sido considerada enmienda. Por lo que se refiere a la ponencia organizativa, se han presentado 142 enmiendas, de las que se han aceptado 47, se han rechazado 92 y se han retirado tres. 

Este miércoles día 16 se cierra el plazo para determinar cuáles son las enmiendas rechazadas que son consideradas "vivas", que son las que se votarán en el congreso. Para que lleguen allí, las enmiendas rechazadas tienen que conseguir el apoyo vía telemática del 3,5% de los fundadores, y no haber recibido por la misma vía más de un 15% de rechazo.

Pero, para poder participar en la decisión final, los fundadores tendrán que volver a pagar, un detalle que no se había precisado hasta ahora. Y ya tuvieron que abonar un mínimo de 10 euros para inscribirse. Así se planteó a finales de septiembre, cuando se explicó cómo sería el proceso fundacional, tras haber conseguido la Crida 50.000 adhesiones vía internet.

15.000 inscritos

La campaña para conseguir que esos adheridos pagaran para inscribirse obtuvo resultados discretos. Un mes después, en la convención celebrada en Manresa que daba el pistoletazo de salida a ese proceso, se anunció que se habían apuntado como fundadores 9.500 personas, una cifra que ahora se ha elevado a 15.000, según la organización. Es decir, a un mínimo de 150.000 euros recaudados. 

Lo que no se había comunicado hasta ahora a los inscritos es que para participar en el Congreso deberían volver a pagar, según el comunicado de los impulsores del movimiento, para contribuir a "sufragar los gastos del Congreso, la campaña de comunicación y el despliegue de la Crida Nacional". Quién sabe, la Crida no lo aclara, si porque hasta ahora lo recaudado ha sido menos de lo esperado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad