Rajoy ya tiene excusa: los españoles no quieren tocar el Estado autonómico

stop

BARÓMETRO DEL CIS

05 de febrero de 2014 (21:22 CET)

El Gobierno que preside Mariano Rajoy sigue teniendo una tentación, que, de hecho, ya practica. La crisis económica ha invitado al Ejecutivo español a recentralizar el estado, con una política encaminada a reducir duplicidades en la administración, y a presionar a las comunidades autónomas para que eliminen organismos públicos.

En privado los dirigentes del PP se explayan con una mayor libertad, y no esconden que España “debería salir de la crisis con una administración más ágil”, y con un nuevo diseño autonómico, que, además, pudiera solucionar el encaje de Catalunya en España. Pero esos deseos, sinceros, no se traducen en nada práctico.

Economistas como César Molinas o Luis Garicano, que apuestan por medidas estructurales, se muestran desesperados al comprobar que Rajoy no quiere o no puede afrontar un cambio real del Estado. También otros expertos, como David Taguas, se refieren a esas necesarias reformas.

¿Quién quiere recentralizar?

Y aquí aparece el CIS. El Centro de Investigaciones Sociológicas sigue siendo la guía de todos los gobiernos. Mariano Rajoy, acusado de tomar pocas decisiones, y de dejar que los problemas se acaben solucionando con el paso del tiempo, tiene motivos para seguir esa línea. El último barómetro del CIS constata que el porcentaje de españoles que desea mantener el actual Estado de las autonomías ha aumentado, y ha pasado del 31,7% al 35,7%.

Se trata de un aumento significativo, aunque los expertos muestran una cierta cautela. El politólogo Oriol Bertomeus asegura que “en estos momentos lo importante es ver cómo evoluciona el porcentaje de los que desean una recentralización fuerte del Estado”, que pudiera eliminar autonomías.

Ese porcentaje no ha aumentado, y se mantiene en el 22,1%, una posición en la que quieren incidir partidos como UpyD y Vox, que acaba de nacer a la derecha del PP y que ya dejado claro que desea “un gobierno central fuerte”, en palabras de Alejo Vidal-Quadras.

Un Estado federal

El CIS también refleja que sí existe una tendencia para recortar algunas competencias de las autonomías, y en ese campo se encuentra el PP, pero también muchos gobiernos autonómicos, que, ante las dificultades económicas, desean que el Gobierno central se haga cargo de gastos tan importantes como la sanidad. Hasta un 10,7% de los españoles desea que las comunidades “tengan menor autonomía que en la actualidad”.

Es una batalla que Rajoy deberá asumir en algún momento, si desea, también, dar respuesta al problema planteado por el nacionalismo catalán. Porque si hay un 10% que desea reducir competencias, también aparece un 9% de españoles que defienden que las comunidades autónomas pueden ser estados independientes, una fórmula que podría traducirse en un Estado federal.

Esa es la realidad que marca el CIS, a la espera de que Rajoy quiera, junto al PSOE, asumir el reto de reformar el Estado, e iniciar una 'segunda transición'
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad