El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, con mascarilla, en el Palacio Chigi /EFE/EPA/FILIPPO ATTILI/

El Gobierno imita el modelo italiano sin atarse a fechas

stop

España e Italia son los únicos países de la Unión Europa que han descartado la vuelta al colegio este curso

Josep Maria Casas

Economía Digital

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, con mascarilla, en el Palacio Chigi /EFE/EPA/FILIPPO ATTILI/

Barcelona, 29 de abril de 2020 (04:55 CET)

El gobierno de Pedro Sánchez aplicará en la desescalada del confinamiento un sistema de fases similar al italiano, aunque sin comprometerse a fechas fijas, tal como han hecho la mayoría de los países de la Unión Europea.

Sánchez reconoce que el sistema de cuatro fases es “adaptable a la realidad”, de manera que puede modificarse en función de la evolución de la epidemia. Calcula que la última fase acabará a finales de junio.

Las medidas adoptadas por el consejo de ministros de este martes se inspiran en las que ha tomado Italia, aunque también guarda similitudes con Francia: en algunos aspectos, son menos restrictivas, como en el uso de las mascarillas en lugares públicos, y en otras son más limitativas, como la movilidad.

Por ejemplo, respecto la movilidad, España limitará los movimientos durante la fase 1 al interior de las provincias e islas salvo en casos de necesidad. Italia permite los desplazamientos dentro de una misma región mientras que Francia permitirá viajar a una distancia de hasta 100 kilómetros.

Sánchez indicó que facilitarán “la libertad de movimientos” dentro de una misma provincia pero se frenarán hacia otras provincias que se encuentren en diferentes fases del estado de alarma. Esta es una particularidad del caso español.

En el uso de mascarillas, el gobierno español “recomienda” su uso en ámbitos como el transporte público, mientras que el ejecutivo francés “obliga” a utilizar máscaras faciales en el transporte y para entrar a cualquier tipo de comercio. En Italia se exige su uso siempre que se esté en presencia de una persona mayor.

El modelo de Giuseppe Conte

Respecto a la vuelta a la escuela, Sánchez copia el modelo del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, que el pasado domingo confirmó que los colegios permanecerán cerrados hasta el próximo septiembre. Sánchez anunció este martes que la vuelta al colegio se aplaza a septiembre.

Como excepción, Sánchez indicó que los menores de 6 años podrían ir a sus centros para facilitar la conciliación familiar si sus padres deben regresar a trabajos presenciales. Esta medida ya se sigue en diversos países de la UE.

Precisamente, en el ámbito escolar es donde se dan más diferencias con los países más azotados por el coronavirus como son España e Italia. En Alemania y Portugal, la vuelta al colegio será este 4 de mayo, aunque de forma gradual, mientras que en Francia se efectuará el 11 de mayo, también de manera escalonada. En este último país, los institutos superiores y las universidades no volverán a la actividad hasta septiembre.

Por lo que respecta a bares y restaurantes, en España podrán servir comidas para llevar pero no podrán abrir hasta la fase tres, prevista en junio, con limitaciones de aforo de hasta el 50%. En esto también coincide con Italia. La diferencia es que en el país transalpino han anunciado la fecha del 1 de junio, mientras que en España no se ha concretado el día, aunque se prevé que sea en junio.

Italia / El próximo 4 de mayo se inicia la llamada “fase 2”, con la que pretenden reemprender las actividades productivas en condiciones de seguridad. Será gradual y con cautelas. Un gran número de empresas de sectores no esenciales están trabajando después de que se les autorizasen sus planes para proteger a los empleados.

La vuelta al colegio se deja para septiembre como en España. Y no hay fecha para la reapertura de discotecas o gimnasios, por ejemplo.

En los desplazamientos, seguirá siendo obligatoria la autocertificación en la que constará el lugar de salida y de llegada. Se restringirá la movilidad dentro de una misma región. Probablemente, a partir del 4 de mayo, se permitirá visitar a los familiares, pero guardando las medidas de seguridad. Las mascarillas son obligatorias en presencia de ancianos.

Será posible hacer deporte en la calle aunque sea lejos del domicilio. A partir del 18 de mayo, los clubs deportivos pueden volver a los entrenamientos aunque con restricciones. No hay fecha para reiniciar la liga italiana.

Bares y restaurantes abrirán el 1 de junio aunque con el aforo limitado al 50%. Antes, el 18 de mayo, abrirán los comercios al por menor.

Francia / La desescalada empezará el 11 de mayo, cuando abrirán todos los comercios, salvo bares y restaurantes. La vuelta al colegio a partir de ese día se hará de forma progresiva, por cursos, durante las tres próximas semanas. En una misma aula no podrán coincidir más de quince alumnos.

El uso de mascarillas será obligatorio en los transportes públicos, en los que se deberá mantener la distancia de seguridad. Solo se podrán ocupar asientos en los que no haya nadie al lado.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, confirmó este martes ante la Asamblea Nacional que los comercios deberán reducir el aforo y garantizar la distancia de seguridad a los clientes. Podrán impedir la entrad a quién no lleve mascarilla.

Los ayuntamientos decidirán sobre la apertura de centros comerciales de más de 40.000 metros cuadrados.

Los ciudadanos podrán salir de su casa sin la declaración jurada que actualmente es obligatoria, salvo en desplazamientos de más de 100 kilómetros del domicilio, que solo se autorizarán por motivos familiares o profesionales urgentes. La desescalada se adaptará la la incidencia del coronavirus en cada territorio.

Los parques y jardines solo abrirán en aquellos departamentos donde la enfermedad esté bajo control. No se prevé abrir las playas hasta el 1 de junio.
Los actos públicos con más de 5.000 personas estarán prohibidos como mínimo hasta septiembre. Esto incluye la liga de futbol francesa, que se dará por finalizada. De momento, grandes museos, cines y conciertos también deberán esperar a septiembre.

Alemania / Angela Merkel inició la semana pasada la desescalada pese a no tener la epidemia bajo control. Los comercios de hasta 800 metros cuadrados están abiertos. Tiendas de jardinería, librerías, algunas cafeterías y puestos de comida al aire libre han reanudado la actividad.

Las medidas adoptadas son más ligeras que en España aunque el uso de la mascarilla es obligatoria en los espacios públicos.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad