Iglesias, Casado, Rivera y Sánchez (de izquierda a derecha), antes del inicio del debate de Atresmedia de la campaña del 28-A. EFE/Juanjo Martín

Pedro Sánchez cae siete puntos, según el CIS

stop

El último barómetro del CIS otorga una nueva victoria al PSOE, pero constata su desgaste frente al alza de Podemos y del bloque de la derecha

Economía Digital

Iglesias, Casado, Rivera y Sánchez (de izquierda a derecha), antes del inicio del debate de Atresmedia de la campaña del 28-A. EFE/Juanjo Martín

Barcelona, 26 de septiembre de 2019 (12:46 CET)

El barómetro de septiembre del CIS no trae buenas noticias para Pedro Sánchez. Según la encuesta, el PSOE volvería a ganar holgadamente las elecciones, algo que ahora mismo no está en duda. Pero su estimación de voto es del 34,2%, que supone casi siete puntos porcentuales menos respecto de la intención de voto registrada en el anterior barómetro, el de julio, mientras que el PP, que pasa del 13,7% registrado hace dos meses a un 17,1%, se afianzaría como segunda fuerza, y Cs se mantiene con un 12,9% (lo que supone un leve incremento de seis décimas).

El contraplano de la caída de los socialistas es la tendencia alcista de Unidas Podemos, aunque el sondeo no tiene en cuenta la irrupción de Más País, la nueva formación liderada por Íñigo Errejón, porque se efectuó entre los días 1 y 18 de este mes. En todo caso, la suma de potenciales votantes de Podemos, En Comú Podem e Izquierda Unida alcanza ahora un 15,5% de estimación de voto. En julio, la suma de la intención de votos de esas formaciones daba como resultado un 13,1%.

Conviene relativizar las oscilaciones que refleja la encuesta respecto del barómetro de hace dos meses, porque la estimación de voto es una ponderación que se hace para convertir la intención de voto declarada por los encuestados en un pronóstico electoral, aplicando mecanismos, conocidos como "cocina" para corregir el sesgo que pudiera tener la muestra. 

Las fechas en que se llevó a cabo la encuesta también son clave para contextualizarla, porque se efectuó en plena cuenta atrás en pos de un segundo intento de investidura que, tras la ronda de contactos del rey Felipe VI con las fuerzas políticas el lunes 16 y el martes 17, no se llegó a producir. Así que el grueso de los 6.000 encuestados respondió sin saber todavía cómo se resolvería la negociación entre los de Sánchez y los de Pablo Iglesias, y antes de la oferta de última hora que le lanzó Albert Rivera al presidente del Gobierno en funciones.

En todo caso, las tendencias que refleja el estudio no avalan precisamente la estrategia de los socialistas de optar por la repetición electoral el 10-N en busca de mejorar sus resultados de las generales del 28 de abril a costa de Podemos y conseguir más capacidad de maniobra a la hora de buscar apoyos para gobernar en solitario.

El sondeo señala que es que es el PSOE, más que la formación morada, quien sufre el desgaste por el fracaso de la negociación entre ambas fuerzas. Y, además, que el bloque de la derecha sube: lo hace el PP, lo hace Cs y lo hace también Vox, que pasa de un 4,6 de intención de voto en julio a una estimación de voto ahora del 7,5%. La suma de las tres formaciones da un 37,5%, mientras que en el anterior barómetro, la suma de resultados de PP, Cs y Vox daba un 30,6% de intención de voto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad