Sánchez tarda dos días en romper la promesa que hizo a los empresarios catalanes

stop

El líder del PSOE rechaza facilitar la gobernabilidad al PP, y se presta a una alternativa de izquierdas, que "incluye" a Podemos; justo lo contrario de lo que avanzó en el Círculo de Economía

Pedro Sánchez, con su mujer, en la Feria del Libro de Madrid

Barcelona, 31 de mayo de 2016 (17:30 CET)

La pretensión de los barores y de los dirigentes históricos del PSOE no es exactamente la misma que la de Pedro Sánchez. Aunque la situación ha cambiado respecto al 20 de diciembre, y el dirigente socialista aseguró que no debería haber "vetos", en su intervención en el Círculo de Economía, ahora sentencia que no facilitará el gobierno al PP con una abstención.

Esa fue, sin embargo, la idea que surgió en las jornadas económicas del lobby empresarial en Sitges. Los empresarios catalanes consideraron que, aunque Sánchez pueda intentar una alternativa de izquierdas, si los números no dan, se inclinará por una abstención en el debate de investidura que pueda protagonizar Mariano Rajoy, que aparece como ganador en todas las encuestas.

De hecho, el propio Sánchez insistió en que lo más importante es que "no habrá terceras elecciones", en una alusión diáfana a que el PSOE hará lo posible para facilitar la gobernabilidad de Espana.
Sin embargo, en los últimos días Sánchez ha ido tejiendo una posible alternativa.

Pacto con Cataluña

Con guiños a Cataluña, con la apuesta por un pacto político bilateral, que se incluya en una reforma de la Constitución, y que, por tanto, sea votada por todos los españoles, y con la clara voluntad de seguir siendo, por lo menos, la segunda fuerza política en España, Sánchez intentará la suma con todos los partidos a su izquierda, y con la posible complicidad de los nacionalistas, a pesar de que suscribió un acuerdo con Ciudadanos, que ahora parece quedar en un segundo plano.

Así lo ha expresado este martes en un debate organizado por El Mundo. Su respuesta sobre si facilitará o no la gobernabilidad al PP ha sido clara. "No habrá gobierno del PP si es por el PSOE", ha señalado. Tras la pregunta sobre si se plantea que algún candidato del PP gobierne con la abstención del PP, Sánchez es taxativo.

"No, no me lo planteo?". Y, tras un directo "¿Lo descarta?", contesta: "sí", sin dudarlo. Tampoco considera Sánchez que pueda ocurrir lo contrario: "El PP nunca se va abstener con un candidato del PSOE".

Sin vetos, tampoco a Podemos

Lo que tiene en la cabeza el candidato socialista es forjar una alternativa al PP, con la suma de diferentes fuerzas políticas. Sánchez advierte a Rajoy de que debería asumir esa posibilidad si se queda sin capacidad para formar gobierno.

"Aspiramos a ser la primera fuerza política, pero estamos en un sistema parlamentario, y quien gana la liga no es quien gana más partidos, sino quien acumula más puntos. Por tanto, yo le pido al PP que después del 26J no vete a aquella fuerza política que obtenga más escaños para presentarse a la investidura", ha afirmado Sánchez, que ha incidido en que el PSOE no vetará a nadie, y eso "incluye a Podemos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad