The Economist ve a Mas incapaz de controlar el proceso soberanista

stop

DEBATE SOBERANISTA

El President Artur Mas / ED

02 de mayo de 2014 (17:23 CET)

The Economist ha entrado en el debate sobre el llamado problema catalán. Bajo el título de Wars of Spanish Secession, el semanario británico no ofrece una posible salida. Tampoco aconseja a nadie lo que debería hacer. Pero sitúa el problema, desde el conocimiento de la situación.

Y tiene claro que el President Artur Mas ya no controla la situación, ni el llamado proceso soberanista, porque “se ve empujado por fuerzas que están fuera de su control”, como la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que “amenaza con la desobediencia civil y una declaración unilateral de independencia”.

La tesis de The Economist, en todo caso, es que España “está fracasando a la hora de gestionar uno de sus problemas más espinosos”. Y que no se entiende que los dos gobernantes, Mariano Rajoy y Artur Mas sigan sin mantener una relación más fluida, con acontecimientos como el que protagonizaron hace una semana, cuando se evitaron en un encuentro empresarial.

Baño de realidad


La solución de Rajoy de buscar que la tempestad amaine, con el tiempo, coincidiendo con una mejora de la situación económica, no es tampoco una vía realista, para el semanario británico.

La cuestión es que el problema catalán está presente en muchos medios de comunicación extranjeros. Para buena parte de la clase dirigente española y europea, que lee con fruición The Economist cada semana, artículos como el de este viernes suponen un baño de realidad. Fuentes del Govern de la Generalitat aseguran que es "relativamente fácil" contactar con los medios extranjeros, porque el interés es cada vez mayor.

El problema existe, y el conocimiento que se tiene de él es bastante profundo. Frente a una parálisis entre los dos gobiernos, el español y el catalán, The Economist –que sitúa como asesora de Mas a Pilar Rahola- considera que la salida será unas elecciones autonómicas, con carácter plebiscitario.

Crispación


Sin embargo, no se evita una referencia a la tensión política y a la crispación. Habla de “signos preocupantes” y menciona “la invasión violenta de españoles de extrema derecha en un centro cultural catalán en Madrid en septiembre" –que afectó a diputados de CiU-- y “el golpe al líder socialista catalán, Pere Navarro, por parte de una mujer enfadada”. El semanario llega a recoger las palabras del líder del PSC, en relación a que "la tensión está empeorando.

Ahora bien, para The Economist, siempre prudente, Rajoy y Mas deberían hablar y evitar el “cercano” choque de trenes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad