Torra, arropado por su gobierno, durante su intervención en el Palau de la Geneeralitat. EFE/Toni Albir

Torra apela a la UE a las puertas del juicio del 1-O

stop

El presidente catalán reclama la atención de Europa ante el juicio, que arranca el 12 de febrero, y pide a Sánchez "coraje" para permitir un referéndum

Iván Vila

Economía Digital

Torra, arropado por su gobierno, durante su intervención en el Palau de la Geneeralitat. EFE/Toni Albir

Barcelona, 01 de febrero de 2019 (14:58 CET)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha interpelado este viernes a la Unión Europea para que ampare sus reivindicaciones frente al gobierno de Pedro Sánchez, al que ha vuelto a pedir diálogo y "coraje" para permitir un referéndum de autodeterminación.

En una alocución en buena parte en inglés, y arropado por el conjunto del gobierno catalán, Torra se ha dirigido a Europa aprovechando el traslado de los presos independentistas a Madrid para asistir al juicio del 1-O, que el Tribunal Supremo ha confirmado este viernes que arrancará el martes día 12 de febrero. 

"El problema de los procesados en este juicio, el problema de los demócratas catalanes, es también un problema de la comunidad internacional, y especialmente de la Unión Europea", dijo Torra. "Somos ciudadanos europeos con unos derechos y unas libertades que tienen que ser protegidos por las instituciones comunitarias", remató.

Jornada reivindicativa

El president alteró su agenda para este viernes cuando se anunció que era el día elegido para desplazar a los procesados en prisión preventiva, para así consagrar la jornada al traslado y efectuar una especie de ensayo general de la apuesta del ejecutivo catalán mientras dure el juicio, consistente en utilizar la causa como altavoz de las reivindicaciones independentistas, y enfocar el grueso de la actividad institucional a esa finalidad.

Torra se desplazó junto a sus consellers a primera hora de la mañana a la prisión de Brians II, desde donde salía la comitiva con los presos hacia Madrid, y luego celebró una reunión extraordinaria y monográfica del consejo ejecutivo de la Generalitat, en lugar de la habitual rueda de prensa posterior a las reuniones ordinarias del govern, leyó una declaración institucional en la que dejó claras sus intenciones de cara a los tres meses que se espera que se prolongue el juicio oral.

La mesa de partidos, suspendida

"Los días de juicio que vendrán nos pedirán, sobre todo, una cosa: que seamos el altavoz de la denuncia colectiva de aquello que no tendría que haber pasado nunca en la Europa del siglo XXI". Torra remarcó que se trata de "plantar el espejo de la vergüenza frente a los poderes del Estado español". "Hágamoslo reflejar cuanto más mejor y con la máxima nitidez posible", insistió. Se trata de dar la batalla por el relato pensando en un segmento de público muy determinado: la comunidad internacional.

Torra también insistió en sus apelaciones al diálogo a Pedro Sánchez. La paradoja es que para poder consagrar su viernes a "denunciar al Estado", Torra suspendió la segunda reunión de la mesa de partidos catalanes, que él mismo había convocado y que ha puesto repetidamente como ejemplo de su voluntad de diálogo, contraponiéndola a la actitud de Cs y PP, que se han negado a sumarse a ese foro.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad