l presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el expresidente Carles Puigdemont. EFE

"Torra ha comenzado a presentarle iniciativas a Puigdemont"

stop

El presidente de la Generalitat continúa recibiendo consejos, pero intenta trazar su línea sin enemistarse con el líder huido

Barcelona, 10 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Quim Torra lo tiene muy complicado para romper con la imagen de ser un presidente subordinado a las instrucciones de Carles Puigdemont. Fue ungido como sucesor a dedo y, en el mejor de los casos, tratará bastante tiempo en deshacerse de ese pecado original.

Sus continuos desplazamientos en busca de Puigdemont, primero a Berlín y luego a Waterloo, no ayudan precisamente a Torra a proyectar la imagen de un líder autónomo. Al contrario, refuerzan la percepción de un presidente de la Generalitat tutelado. 

"Vamos a ver, Torra no era más que un candidato de la lista de Junts per Catalunya escogido por Puigdemont. Era de los que decía en pleno bloqueo político que Puigdemont debía ser presidente sí o sí y que, si no, había que ir a elecciones", recuerdan quienes le conocen. Y añaden: "Cuando Puigdemont le propone que sea presidente, Torra no sale de su asombro".

Y así, aturdido, se pone en marcha su presidencia. Antes del dedazo, Torra se encargaba junto a los diputados Francesc de Dalmases y Laura Borràs de negociar con la CUP un pacto de estabilidad que no logró cristalizar. En un abrir y cerrar de ojos, asume la titularidad de la Generalitat y comienzan las excursiones a Berlín y las vídeoconferencias.

Torra, con Elsa Artadi, en videoconferencia con Puigdemont

"Al principio se ve muy claro que uno sabe qué es la presidencia de la Generalitat y otro no. No se puede olvidar que Torra no es un político y hasta hace poco ha estado asumiendo que es el presidente de la Generalitat", describen voces que presenciaron reuniones entre el presidente y el presidido.

"Puigdemont le aconseja, eso es cierto"

¿Ha cambiado la relación desde entonces? "Ha evolucionado un 200%", sostiene el entorno de Torra. "La relación cambia porque Torra comienza a llevar iniciativas. Yo he visto a Torra ir a Waterloo o llamar a Puigdemont para anunciar sus iniciativas", subrayan las mismas voces para realzar su perfil propio. Conceden, sin embargo, que continúa recibiendo la orientación de Puigdemont. "Le aconseja a nivel político, eso es cierto", admiten.

El mismo entorno desmiente que Puigdemont quiera boicotear todo intento de aproximación de Torra a Pedro Sánchez, pero la realidad es que el discurso del líder huido es mucho más beligerante. "Es cierto que Puigdemont, estando afuera, aprieta más y su carácter también es diferente. Uno es más contundente y otro es más bonachón; uno está en el exilio y el otro no", resuelven.

¿Uno quiere la vía unilateral y el otro no? "Torra también ha dicho que sólo aceptará un referéndum de autodeterminación y que, si no, tiraremos millas. Sólo un referéndum pactado sustituiría el mandato del 1 de octubre".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad