UGT-Andalucía, en el punto de mira de la juez Alaya

stop

La magistrada ha ordenado el registro de la sede andaluza del sindicato

La juez Mercedes Alaya

19 de diciembre de 2013 (14:25 CET)

La Guardia Civil ha irrumpido este jueves a las 10.30 horas en la sede andaluza de UGT para realizar un registro por orden de la juez Mercedes Alaya. La operación se enmarca en el caso Cirene, en la que se investiga un supuesto uso fraudulento de fondos destinados a la formación. Por el momento, no se ha efectuado ninguna detención.

El cuerpo de seguridad también registra las sedes de dos empresas relacionadas con los cursos de formación de UGT-Andalucía, ubicadas ambas en la capital hispalense, según han indicado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

ERE fraudulentos

La operación la está llevando a cabo la Unidad de Delitos Económicos de la Unidad Central Operativa (UCO). También trabajan agentes de la Agrupación de Reserva y Seguridad.

La juez Mercedes Alaya asumió a principios de octubre la causa sobre las presuntas facturas falsas del sindicato UGT-A dada su conexión con ciertos aspectos de la investigación del caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos tramitados por la Junta de Andalucía.

Facturas falsas

La causa partió de una denuncia presentada por el sindicato Manos Limpias donde ponía en conocimiento de la Justicia que UGT-A falseó supuestamente facturas para pagar pancartas y publicidad para la huelga general de 29 de septiembre de 2010 con fondos públicos concedidos por la Junta para la formación de desempleados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad