Ada Colau busca reforzar la seguridad en Barcelona tras nueve días de altercados

La alcaldesa de Barcelona reacciona después del intento de quemar una furgoneta de la Guardia Urbana con un agente dentro

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, conversa con el responsable de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle (d), y con el Jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez (i), mientras visita este domingo la comisaría de la Guardia Urbana de la Ramblas. EFE /Quique García

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, conversa con el responsable de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle (d), y con el Jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez (i), mientras visita este domingo la comisaría de la Guardia Urbana de la Ramblas. EFE /Quique García

La imagen de un grupo de radicales tratando de prender fuego a una furgoneta de la Guardia Urbana con un agente dentro ha llevado al límite al Ayuntamiento de Barcelona. Después de nueve noches de disturbios sin que se ejecutase ninguna maniobra especial, la alcaldesa Ada Colau ha dado un paso adelante para preparar una nueva estrategia de seguridad.

La primera edil de la capital catalana ha anunciado que se reunirá este lunes con el presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, y con el conseller del interior, Miquel Sàmper, para afrontar nuevas medidas preventivas que permitan frenar los altercados que se han sucedido cada noche después de las manifestaciones en defensa del rapero Pablo Hasél desde hace casi dos semanas.

Tras los hechos más graves de ayer, es pertinente que haya una reunión operativa”, ha advertido la líder de los comunes, durante su visita a la comisaría de la Guardia Urbana que se convirtió en el principal foco de los ataques de los grupos violentos durante la jornada de protestas de este sábado.

Los manifestantes atacan la comisaría de La Rambla con cócteles molotov durante la marcha para pedir la libertad de Pablo Hasel, hoy sábado en Barcelona. EFE/Alejandro García
Los manifestantes atacan la comisaría de La Rambla con cócteles molotov durante la marcha para pedir la libertad de Pablo Hasél. EFE/Alejandro García

Colau ha mostrado su preocupación por el alto grado de violencia, especialmente en el ataque perpetrado contra la furgoneta policial que finalmente pudo saldarse sin heridos. El funcionario público logró salir a tiempo del vehículo por la puerta del copiloto y huir de las llamas. “Esto es inaceptable, es inadmisible e inmoral”, ha remarcado Colau.

“No hemos de lamentar daños personales de milagro”

Barcelona suma cientos de detenidos y de heridos en dos semanas

La alcaldesa de Barcelona ha mostrado de nuevo su “condena rotunda” contra los disturbios provocados por los grupos radicales y, esta vez, ha advertido que buscará una solución de la mano del Gobierno de Cataluña que ostenta las competencias de seguridad. “La violencia no es el camino, nunca está justificada, no construye nada, destruye”, ha agregado.

La reacción se produce después de una noche de enfrentamientos con la policía en la que la violencia ha ido in crescendo y en la que el fuego se ha convertido ya en protagonista. En la última jornada se han producido al menos 14 detenciones y se han contabilizado 6 heridos más.

Los manifestantes atacan la comisaría de La Rambla con cócteles molotov durante la marcha para pedir la libertad de Pablo Hasél. EFE/Alejandro García

La situación no es nueva. Desde que se desencadenaron las primeras protestas violentas el balance de detenidos supera ya el centenar, con jornadas de gran tensión como la del pasado miércoles cuando se produjeron 38 detenciones. La cifra de heridos también alcanza los 100 en el cómputo de manifestantes y agentes lesionados.

Ciudadanos prepara denuncias judiciales contra el Govern

La reunión de Colau, Aragonés y Sàmper se producirá en un contexto político marcado por las críticas de la oposición que denuncia la inactividad de la Generalitat para poner freno a los disturbios políticos en Barcelona. Ciudadanos estudia incluso llevar a los responsables ante los tribunales por su pasividad.

“No podemos permitir que Junts y ERC, todavía en el gobierno en funciones, estén permitiendo que los radicales se adueñen de las calles y pongan en peligro la vida de los policías que nos protegen a todos”, ha señalado el cabeza de lista de la formación naranja, Carlos Carrizosa.

Centenares de personas se han manifestado hoy sábado en Barcelona para reclamar la libertad de Pablo Hasel, tras el llamamiento de la CUP. EFE/Alejandro García
Centenares de personas se han manifestado hoy sábado en Barcelona para reclamar la libertad de Pablo Hasel, tras el llamamiento de la CUP. EFE/Alejandro García

El líder de los liberales ha cargado contra algunas de las directrices que los dirigentes han dado a la policía como la orden de no identificar ni practicar detenciones contra los manifestantes que provocaron cortes en la AP-7 a lo largo de la tarde del sábado. Era el preludio de los disturbios que se desencadenarían con fuerza por la noche.

El Partido Popular pide que se convoque la Junta de Seguridad

El resto de la oposición también ha exigido medidas más contundentes para frenar los altercados, después de nueve noches de violencia en las calles. El Partido Popular ha solicitado al Ministerio del Interior que convoque de urgencia la Junta de Seguridad de Cataluña.

Los populares exigen al Gobierno de Pedro Sánchez que tome directamente cartas sobre el asunto para frenar los disturbios. “Lo que ocurrió en Barcelona fue terrorismo callejero y lo tenemos que decir con estas palabras”, ha advertido el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos.