Ada Colau, socialistas y ERC cierran un pacto (de presupuestos) en Barcelona

Barcelona en Comú y el Partido Socialista logran un acuerdo con Esquerra Republicana para sacar adelante las cuentas municipales del 2021

Ada Colau, alcaldesa y presidenta del Área Metropolitana de Barcelona. /AJUNTAMENT DE BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona sacará adelante los presupuestos de la ciudad para el 2021. La coalición de Barcelona en Comú y el Partido Socialista (PSC) ha logrado seducir a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para que de su ‘sí’ a las cuentas del próximo curso. Un balón de oxígeno para Ada Colau en un momento crítico para le economía por la crisis del coronavirus.

La alcaldesa ha logrado sumar los apoyos necesarios sobre la bocina. Los presupuestos y las ordenanzas fiscales se debatirán en el próximo pleno del Consejo Municipal de Barcelona que se celebrará el 23 de diciembre, según ha publicado EfeEra la última fecha marcada en rojo antes de finalizar el año.

El acuerdo a tres bandas otorga algo de estabilidad al Gobierno municipal que estaba ahogado por la presión política de dirigir la capital catalana en minoría. El fracaso de la negociación presupuestaria podría haber desencadenado una moción de confianza para desplazar a la alcaldesa de su sillón.

El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, y el presidente del grupo municipal de ERC, Ernest Maragall, han sido los otros dos artífices de este acuerdo presupuestario, que previsiblemente incrementará el gasto para hacer frente a la recuperación tras la crisis sanitaria, social y económica de la Covid-19. 

Las tres cabezas visibles del acuerdo comparecerán este mediodía para ofrecer los detalles sobre el acuerdo que a priori pivotará en torno al borrador que presentó el Gobierno municipal: un presupuesto de 3.231 millones de euros que aumentará el balance en 197,5 millones, a pesar de la delicada situación económica que ha dejado la pandemia.

El acuerdo replica la misma mayoría que facilitó el acuerdo en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). El borrador presentado por el Partido Socialista y Unidas Podemos también salió adelante gracias al apoyo de la formación independentista que se ha convertido en un ancla imprescindible desde la oposición. Un acuerdo, que posteriormente se han cobrado con acuerdos para poner en marcha los indultos de los presos del 1-O,así como con la introducción de sus propuestas sobre la eliminación del castellano como lengua vehícular en Cataluña. 

Esquerra pacta los presupuestos en plena carrera electoral catalana

Esquerra Republicana de Catalunya ha dado un paso al frente para salvar las cuentas del 2021 que solo puede entenderse en términos políticos en mitad de la carrera electoral con la que tratará de convertirse en el primer partido del ala independentista en Cataluña. 

El grupo de Maragall ha aceptado la propuesta de Colau con la vista puesta en las elecciones que se celebrarán en toda la comunidad el próximo 14 de febrero y en las que tratarán de convertirse en la primera fuerza política de la región, tras la inhabilitación judicial de Quim Torra.

La formación independentista ha replicado la misma estrategia que hasta ahora le ha dado sus frutos en el seno del Estado. El apoyo a la propuesta de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se ha traducido en un incremento de su peso en las últimas encuestas de estimación de voto. Los participantes han premiado su actuación, manteniéndoles como la primera fuerza nacionalista catalana del Congreso.

Su voto ahora será también decisivo en el Ayuntamiento de Barcelona. Maragall ha dejado atrás las pugnas con Colau en las reñidas elecciones municipales para sacar adelante las cuentas. Sin sus votos, la coalición de Barcelona en Comú y el PSC apenas habría sumado 18 concejales de los 41 que conforman el pleno de la capital catalana.