Antoni Cañete relevará a Josep González al frente de Pimec

Pimec copia el modelo de presidente ejecutivo de la CEOE: Antonio Cañete pasará de secretario general a presidente ejecutivo

Josep González ha nombrado a su sucesor al frente de la patronal catalana Pimec. González propone que, cuando finalice su mandato dentro de dos años, sea substituido por el secretario general de la patronal, Antonio Cañete.

El comité ejecutivo y la junta directiva de Pimec han aprobado por unanimidad este miércoles que Cañete substituya a González dentro de dos años. Sin embargo, la presidencia de Cañete será ejecutiva, como lo es la de Antonio Garamendi en la CEOE, o sea, con sueldo asignado al cargo.

Precisamente, la asamblea general de Pimec de este miércoles aprobó una modificación de sus estatutos para amparar la figura del presidente ejecutivo.

En rueda de prensa, González argumentó que “las necesidades del tejido empresarial exigen un alto grado de atención y dedicación a la patronal y, por tanto, nos obligan a disponer de una estructura sólida tanto operativa como institucional, con compromiso y plena dedicación a la tarea diaria de Pimec”. Por este motivo, defendió un “cambio del modelo de gobierno” de la patronal, basado en la presidencia ejecutiva.

González indicó que los dos años de mandato que le quedan servirán para hacer un “relevo tranquilo y sólido”. “Hacemos este anuncio con tiempo para que en PIMEC nos gusta hacer las cosas de una manera planificada y estructurada”, añadió.

El nombre de Cañete ya sonó hace dos años, cuando surgieron dudas sobre la continuidad de González por la limitación de mandatos. González lleva 23 años como presiente.

Cuentas aprobadas

En la asamblea de este martes también se aprobaron las cuentas de 2019 y el presupuesto de 2020. PIMEC cerró el pasado ejercicio con 655.587 euros de beneficios y unos ingresos de 16,5 millones de euros, que se dividen en diferentes partidas: 47% cuotas, servicios y acuerdos; 30% formación, 15% proyectos cofinanciados y 7% participación institucional. Para este año, el presupuesto es de 17 millones de euros.

Sobre la pandemia de coronavirus, González planteó que mientras se repitan los brotes los gobiernos de España y Cataluña deben alargar medidas como las líneas de financiación ICO, los ERTE y el aplazamiento de impuestos.

La clausura de la asamblea corrió a cargo del vicepresidente económico de la Generalitat, el republicano Pere Aragonès, que aseguró que el próximo año será de “recuperación”.