Ayuso califica de “último recurso” un confinamiento total en Madrid

La presidenta madrileña defiende su cierre perimetral solo durante los puentes y contrapone de nuevo economía a salud

Isabel Díaz Ayuso ha rechazado un posible confinamiento domiciliario como el que han aplicado Francia o Alemania en sus respectivos territorios. La presidenta madrileña ha asegurado que trabajan en mantener las medidas actuales y que el confinamiento total de la región es “la última solución”. 

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha reconocido que se podrían buscar “opciones intermedias” e insiste en defender la importancia de preservar la economía: “No somos conscientes del daño económico que también se causan a las familias, y la economía y la salud no están reñidas”.

“Las consecuencias de los confinamientos domiciliarios ya los hemos conocido y generan muchas otras patologías. Y, por eso, la Comunidad de Madrid va a seguir trabajando sin descanso para evitarlo”, ha defendido Ayuso ante la posibilidad de un confinamiento como el de marzo.  

Ayuso saca pecho por su gestión de la crisis

La jefa del Ejecutivo madrileño ha señalado que fueron los primeros en poner sobre la mesa “los cierres de barras, aforos en espacios públicos, en bodas, comuniones; el ocio nocturno cerrado desde agosto, estamos estudiando las aguas fecales, 150.000 test semanales, la mitad con antígenos, los mejores que están en el mercado; planes de concienciación a universitarios, campañas de comunicación, Zonas Básicas de Salud, mascarillas y ahora un cierre perimetral”. 

La presidenta ha rechazado que el confinamiento perimetral, que se ha aplicado únicamente durante el puente de los difuntos y se volverá a hacer para el de la Almudena, no es “por días” sino “por movimientos”: “Sabíamos que el puente de todos los santos tiene 6 millones de desplazamientos de españoles, un millón en el caso de los madrileños“. 

“No adelantemos fases”

El confinamiento también ha planeado sobre España, aunque el Gobierno lo ha pospuesto para el próximo 9 de noviembre para evaluar el margen de efectividad de las medidas actuales, que cada autonomía ha adoptado en función del criterio propio y que va desde limitación de aforos hasta el cierre total de actividades no-esenciales. 

“No adelantemos fases”, ha insistido la vicepresidenta Carmen Calvo en una entrevista en Canal Sur Radio, en línea con lo que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya avanzó este lunes. “Vamos a intentar que eso no llegue. Vamos a ser como siempre contundentes y prudentes al mismo tiempo”, ha asegurado.

“Como Gobierno pensamos que estamos todavía verificando cómo funcionan las medidas que hemos tomado. Demos un poco de tiempo para ver qué pasa los próximos días”. Calvo ha reconocido que es “entendible” que haya comunidades que hagan propuestas y actúen dentro del ámbito de sus competencias. No obstante, ha recordado que el Ejecutivo central es el único que tiene potestad para llevar a cabo una restricción de ese calibre