Ayuso recurre ante la Audiencia Nacional las nuevas restricciones a la hostelería

La presidenta popular tilda de arbitrarias las nuevas medidas sobre el ocio nocturno: "Atentan contra el interés y el sentido común de los madrileños"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso durante la rueda de prensa tras su visita al Puerto de Navacerrada. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso durante la rueda de prensa tras su visita al Puerto de Navacerrada. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La Comunidad de Madrid plantará batalla al Gobierno de Pedro Sánchez en los tribunales. Isabel Díaz Ayuso ha formalizado este lunes un recurso judicial ante la Audiencia Nacional para intentar tumbar el plan estatal que regula la reapertura del ocio nocturno y los horarios de la hostelería en toda España. La norma acordada en el seno del Consejo Interterritorial de Salud ha provocado el rechazo de hasta seis autonomías.

La presidenta madrileña, que ya se había plantado ante el nuevo protocolo sanitario del Ministerio de Sanidad, ha decidido acudir a la Justicia después de haber evaluado las medidas con su equipo jurídico. “Son arbitrarias y atentan contra el sentido común e interés de los madrileños. Para seguir arruinando a la gente que no cuenten conmigo”, ha comunicado la líder popular en su cuenta oficial de Twitter.

La Comunidad de Madrid ha sido uno de los territorios más críticos con este protocolo impulsado por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que amenaza sus propios proyectos de desescalada. La normativa estatal contempla la reapertura de las discotecas hasta las dos de la mañana y de la hostelería convencional hasta la una. Sin embargo, emplaza esos pasos a una serie de criterios epidemiológicos que actualmente no cumple la región.

Solo Galicia, Cantabria, Navarra, Extremadura, Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares y Canarias están actualmente en el nivel uno de alerta sanitaria que se necesita para contar con el mayor margen de flexibilidad en las medidas de contención sanitaria. Mientras que Madrid cuenta con una incidencia acumulada de 154 casos positivos por cada 100.000 habitantes que deja en el aire las medidas. Es la cuarta peor marca de España.

El nuevo protocolo se impuso justo cuando el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso estaba inmerso en conversaciones con la patronal del ocio nocturno para garantizar su vuelta a la actividad después de más de un año de cierre.

Madrid ya hizo caso omiso de las normativas en la primera noche

La nueva normativa entró en vigor este sábado en todo el territorio nacional, sin embargo Madrid fue una de las comunidades autónomas que hizo caso omiso a las directrices del Gobierno de Pedro Sánchez. Una cláusula en el texto publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) le ha permitido sortear las restricciones sanitarias.

La normativa contempla en uno de sus apartados que las medidas sanitarias puedan adaptarse “y contextualizarse a cada comunidad autónoma y territorio, según la evolución de la situación epidemiológica”. Algo que los territorios han utilizado para evadir su cumplimiento. Es también el camino que ha optado el País Vasco que con el nuevo plan tendría que decretar el cierre del interior de todos los bares y restaurantes.

Desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid han defendido que el nuevo protocolo supone una invasión de las competencias autonómicas porque ya no está en vigor el estado de alarma y no se ha obtenido un consenso en el Consejo Interterritorial de Salud. El debate se saldó con el rechazo de cinco comunidades (Madrid, Galicia, Murcia, Andalucía y Cataluña) y la abstención de Castilla y León. El País Vasco directamente se negó a participar en la discusión.

Para que un acuerdo sea obligatorio primero no tiene que haber votos en contra”, argumentó el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Enrique López, este sábado, cuando adelanto sus planes de llevar el protocolo ante los tribunales.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.