Barones del PSOE desafían a Sánchez solicitando la modificación del estado de alarma

Sanidad pide "paciencia" y hablarlo en el próximo Consejo Interterritorial para buscar una solución conjunta.

El presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, comparece ante los medios de comunicación. EFEÁngeles Visdómine

El decreto del estado de alarma se queda corto para las pretensiones de las comunidades autónomas. Castilla-La Mancha se suma a País Vasco, Aragón y Castilla y León, entre otros territorios, que buscan adelantar el toque de queda por el aumento de casos de la Covid-19. Mientras que Valencia pide ampliar el estado de alarma, directamente, porque su presidente Ximo Puig, considera que “las medidas que se han tomado son insuficientes”.

Según ha podido saber Economía Digital, Sanidad considera “desproporcionadas” estas peticiones y emplaza a los ‘barones’ al Consejo Interterritorial de Salud para hablar sobre sus propuestas y buscar una solución en “cogobernanza”.

La ministra de Política Territorial, Carolina Darias, ya ha avanzado en esta idea asegurando que será en el próximo Consejo Interterritorial de Salud cuando las comunidades autónomas puedan adoptar la decisión de ampliar el toque de queda pero sería “una decisión de consenso”, no unilateral.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, le ha trasladado al Ejecutivo de Pedro Sánchez que se modifique el decreto de estado de alarma para poder fijarlo a las 20 horas. Ha dicho que probablemente adelantará el toque de queda a las 22 horas y ha recalcado que de momento hay que ceñirse a lo que marca la ley

“Me parece posible la idea y me gustaría que fuese un acuerdo de carácter general y para toda España. El de las ocho de la tarde sería aceptable para nosotros en un momento determinado, pero nos tenemos que mantener dentro de lo que nos permite la ley y la ley nos fija a las diez de la noche”, ha dicho Page.

El Ejecutivo ya ha recurrido esta misma propuesta aprobada el pasado viernes por el gobierno autonómico de Castilla y León. Por su parte, Page ha defendido el toque de queda como una de las “medidas más eficaces” para frenar el virus porque regula los hábitos a lo largo del día, hace que se recomponga la movilidad y pone una pauta de seguimiento que es fácil para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Asimismo, el presidente de Castilla-La Mancha ha confirmado este lunes que se pedirá la declaración de zona catastrófica tras evaluar los daños provocados por el temporal Filomena en la comunidad autónoma.

Especialmente, Toledo capital y parte de la provincia están muy afectadas por la nieve y ahora el hielo que se ha ido formando y que, si cambia la situación meteorológica y vienen lluvias, se irá diluyendo; de lo contrario, ha dicho Page, habrá que “remolcar” el hielo que permanece en las calles.

“Las medidas son insuficientes”

Las palabras de Page suponen otro desafío al Gobierno, tras la aprobación de la Junta de Castilla y León de un toque de queda a las 20 horas, tal y como busca el castellanomanchego y algunas otras comunidades. A esta afrenta se ha sumado este lunes el presidente valenciano Ximo Puig.

El dirigente autonómico admite que “la situación es crítica” en toda España y considera necesario “evaluar el estado de alarma y si es necesario cambiar alguna de las cuestiones”.

Puig asume su responsabilidad ante el incremento de contagios en su comunidad “las medidas han sido insuficientes”, admite, pero considera que la culpa no es solo de los políticos. “No se puede no ir a los bares, pero luego irte a casa y hacer lo que hacías antes”, ha afirmado.

“Estamos en semiconfinamiento, pero todas las medidas que se han tomada resultan insuficientes”, señala el barón socialista. Aunque descarta un “confinamiento prolongado en casa” como el del mes de marzo, si ha adelantado que se adoptarán medidas más restrictivas para hacer frente a la pandemia.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.