Casado exige a Sánchez que dimita y convoque elecciones tras los indultos

El líder del Partido Popular reclama que unos comicios adelantados para que los españoles puedan posicionarse sobre los indultos: "Si le queda algo de dignidad, debería dimitir hoy"

El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d), llega al Congreso para asistir este miércoles a la sesión de control al Gobierno. EFE

Pablo Casado ha dado un paso más en su ofensiva contra Pedro Sánchez por los indultos a los dirigentes independentistas responsables del ‘procés’. El líder del Partido Popular ha solicitado por primera vez la dimisión del presidente y le ha exigido que convoque ya unas elecciones generales para que los españoles puedan valorar en las urnas la concesión de la medida de gracia.

“Si le queda algo de dignidad, debería dimitir hoy y someter esta decisión al juicio de los españoles, porque usted ha engañado su palabra electoral, ha incumplido su juramento constitucional y está engañando a esta cámara“, ha expresado Casado en la sesión de control del Congreso de los Diputados, la primera tras la aprobación de los indultos.

El líder de la oposición ya había marcado las próximas elecciones como una cita clave para que la opinión pública se posicione sobre los indultos, después de haber ganado impulso en los últimos meses en todos los sondeos. Sin embargo, no tiene una mayoría suficiente como para sacar adelante una moción de censura. Por lo que su única vía pasa por reclamar un adelanto electoral.

¿En qué lugar queda el Tribunal Supremo, la Policía, la imagen internacional y los catalanes afectados por el ‘procés‘, a los que no ha dedicado ni una sola palabra?”, ha arremetido Casado contra Sánchez.

Sánchez se aferra a la “convivencia” para justificar los indultos

Las críticas de Casado se han producido en la primera comparecencia de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados después de la aprobación de los indultos. Tras su declaración institucional del lunes, sin aceptar preguntas de los periodistas, ha sido la primera vez que ha rendido cuentas en la cámara ante las preguntas de la oposición.

El presidente del Gobierno ha insistido en su defensa sobre la medida de gracia como una herramienta para garantizar la “convivencia” en Cataluña y ha puesto en valor la mayoría parlamentaria que apoya la excarcelación de los condenados por el juicio del procés después de que hasta 192 diputados lo secundaran.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece en la sesión de control del Gobierno, un día después de aprobar los indultos a los presos del ‘procés’. EFE

Sánchez ha arremetido también contra Casado al que ha tratado de dejar en evidencia después de que no haya logrado mantener el apoyo de la patronal de empresarios o de la Iglesia en su ofensiva contra los indultos. “Insulta a los obispos y empresarios catalanes, que están a favor de la medida. Los empresarios le dan a usted más vueltas en la vida de lo que usted ha demostrado en la carrera política”, ha expuesto.

También ha sido la primera vez que se ha visto las caras con la bancada independentista tras el acuerdo del Consejo de Ministros. Un día después de los indultos, los portavoces de Esquerra y de Junts han exigido ya que se sigan dando los siguientes pasos y han marcado su hoja de ruta en la amnistía, el retorno de los dirigentes fugados de Bélgica y el referéndum pactado.

Sánchez ha evitado posicionarse sobre estos temas, aunque ha mandado una advertencia al sector secesionista sobre la necesidad de iniciar el diálogo: “La medida de gracia no va a resolver lo que pasa en Cataluña, hace falta una reflexión de todas las partes implicadas”.