Cataluña contabiliza 70.000 vacunas caducadas del coronavirus

Cataluña es la primera comunidad que reconoce tener vacunas caducadas pero España almacena todavía 6 millones de dosis sin utilizar en las neveras

os sanitarios se preparan para administrar la primera dosis de la vacuna AstraZeneca en el Hospital de Can Misses de Ibiza. — Sergio G. Cañizares / EFE

Personal sanitario manipula la vacuna de Astrazeneca. Cataluña ha reconocido que cuenta con dosis caducadas por la falta de demanda. EFE

La ralentización del ritmo de vacunación contra el coronavirus ha provocado un efecto colateral. Cataluña ha notificado que dispone de 69.129 dosis del fármaco inutilizadas porque ya han superado su fecha límite de caducidad, por lo que no se podrán inyectar.

La secretaria de Salud Pública, Carmen Cabezas, ha revelado que este volumen de inyecciones caducadas representa un 0,6% de las 11 millones de vacunas aplicadas en la comunidad autónoma desde el inicio de la pandemia. Es la primera comunidad que reconoce abiertamente que ha superado la fecha máxima establecida por las farmacéuticas para aplicar sus patentes.

La especialista ha explicado que este fenómeno responde a una conjunción de factores. El principal es el periodo máximo en el que cada vacuna puede mantener sus propiedades una vez que ha sido descongelada. El preparado de Pfizer, por ejemplo, tiene un límite de 30 días desde que abandona el congelador en el que se conserva a -80 grados centígrados.

Cabezas ha explicado que ha sido necesario descongelar numerosas vacunas para poder permitir estrategias como la apertura de la vacunación sin cita previa en los centros de salud o dar flexibilidad en la aplicación de las segundas dosis durante los periodos de vacaciones. “Todas estas ofertas más amplias van en contra de una mayor planificación”, ha relatado.

“No podemos perder ningún brazo que vacunar”

Carmen Cabezas, secretaria de Salud Pública de Cataluña

A este condicionante, hay que sumar las dificultades para captar en la estrategia de inmunización a los colectivos que se han negado a inyectarse la vacuna pero para los que había que tener una previsión de suministros. “La gente no acudía a vacunarse en el ritmo esperado”, ha afirmado Cabezas. Pese a ello, Cataluña ha alcanzado ya al 82,8% de la población diana mayor de 12 años.

España dispone de casi 6 millones de vacunas en las neveras

Cataluña ha sido la primera comunidad autónoma en hacer público que dispone de vacunas caducadas, aunque no es la única que cuenta con suministros extra en las neveras, ni la que ha aplicado medidas extraordinarias como la vacunación sin cita previa. Madrid también la ha puesto en marcha en grandes instalaciones como el Wizink Center.

El recuento ofrecido por el Ministerio de Sanidad revela que todavía hay más de 5,9 millones de dosis en ‘stock’ repartidas entre las comunidades autónomas, a pesar de que el ritmo de vacunación se ha ralentizado en las últimas semanas, según han ido entrando en la estrategia nacional todos los colectivos demográficos.

Las vacunas acumuladas superan con creces las necesidades de España, que ya ha vacunado con una dosis al 79% de su población pero que sigue condicionada por la incertidumbre sobre la inmunización de los menores. La Agencia Europea del Medicamento todavía no se ha posicionado sobre la efectividad en los colectivos de menos de 12 años.

Con este contexto, las comunidades se han volcado con los adolescentes. El último colectivo en entrar en el plan está inmerso en las segundas inyecciones, lo que ha permitido ya al 69,8% completar la pauta. La otra estrategia pasa por captar a los rezagados, especialmente en el colectivo de 30 a 39 años, que es el que presenta peores datos.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.
Carlos Villar