El PP ataca al Gobierno por el fiasco del ingreso mínimo

La exministra ha pedido seguir trabajando por aquellas personas que han perdido su hogar durante la pandemia y que las ayudas no se queden en "simple propaganda"

La vicesecretaria de Política Social del PP, Ana Pastor, realiza una etapa del Camino de Santiago, entre las localidades lucenses de Pasantes y Triacastela, este lunes. EFE/Eliseo Trigo

La vicesecretaria de Política Social del PP, Ana Pastor, ha criticado este sábado al Gobierno por el fracaso del Ingreso Mínimo Vital tras un año desde su implementación. También ha pedido que las ayudas, a las que la mayoría de los solicitantes no han podido acceder, “llegue de verdad a las personas que lo necesitan y no se quede solo en simple propaganda”.

Así lo ha expresado durante su visita al ‘Hogar Joel Álvarez’, un establecimiento dependiente de Cáritas situado en Santa Cruz de la Palma (Canarias), en la que ha asegurado que hay que trabajar para dar un hogar a aquellos que no lo tienen, una situación, dice, que en España afecta a más de 30.000 personas.

Según ha avanzado la agencia Europa Press, Pastor ha valorado positivamente el trabajo que desarrollan los hogares sociales en la sociedad española, ya que ofrecen “un techo a las personas más vulnerables” y las “ayudan en su día a día”.

 “Somos conscientes que con la pandemia ha aumentado” el número de personas sin hogar y que necesitan de estas ayudas para poder subsistir, motivo por el que ha valorado la importancia de ayudas como el Ingreso Mínimo Vital.

“Sé que este equipo de Gobierno, con la Consejería de Acción Social al frente, ha hecho un importante trabajo desarrollando políticas en las que se prioriza el bienestar de las personas de la isla, y colaborando con otras administraciones, como los Ayuntamientos, para lograr el objetivo de no dejar a nadie atrás”, ha sentenciado.

La que fue una de las medidas estrella del Gobierno de Sánchez para paliar los efectos de la pandemia no ha tenido pocos contratiempos desde su implementación, y es que, para principios de verano, solo el 31,5% de las solicitudes habían sido aprobadas y concedidas.

En este sentido, de los 2,3 millones de beneficiarios a los que el Ejecutivo había previsto que la medida daría cobertura, solo unas 725.000 personas recibieron estas ayudas en un país en el que, según informaron Oxfam o Marea básica, hay más de 5 millones de personas en situación de pobreza severa.

Andoni Berná Calvo