El PSOE zanja la pérdida de 275.000 votos con las salidas de Franco y Gabilondo

El secretario de Organización, José Luis Ábalos, asegura que "existe responsabilidad compartida" pero solo dimite José Manuel Franco y Ángel Gabilondo anuncia que no recogerá su acta.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), participa en un acto de campaña del PSOE para apoyar al candidato socialista a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo (i), en Getafe, este domingo. Más polarizada si cabe que al principio, la campaña para las elecciones madrileñas del 4 de mayo llega a su ecuador con más debate ideológico que propositivo y con gran presencia de los líderes nacionales de los partidos. EFE/ Chema Moya

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), participa en un acto de campaña del PSOE para apoyar al candidato socialista a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo (i), en Getafe, este domingo. Más polarizada si cabe que al principio, la campaña para las elecciones madrileñas del 4 de mayo llega a su ecuador con más debate ideológico que propositivo y con gran presencia de los líderes nacionales de los partidos. EFE/ Chema Moya

El PSOE quiere pasar página cuanto antes del ‘Ayusazo’ que les ha costado el peor resultado histórico en la Comunidad de Madrid. Tras 26 años ganando el Partido Popular, el triunfo de Isabel Díaz Ayuso este martes 4 de mayo no se olvida porque ha costado a los socialistas la pérdida de 275.000 votos. Culpables tenía que haber y antes de que se cuestionase más la figura de Pedro Sánchez o la de su ‘gurú’, Iván Redondo, por realizar la estrategia electoral, el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, y el propio candidato Ángel Gabilondo se sacrifican.

La punta de lanza del PSOE madrileño, el secretario general José Manuel Franco dimitió este jueves por la tarde tras la llamada del secretario de Organización, José Luis Ábalos. En su carta de despedida se podía leer que entre los motivos que daba, uno de los que más llamó la atención, fue su petición de que no se usen los pésimos resultados de los comicios “para atacar al PSOE y al Gobierno de España”. 

Algo no cuadraba en la militancia ya que, la estrategia y el mensaje han sido cosa de Ferraz y de Moncloa. De hecho, críticos de la federación madrileña han advertido durante toda la campaña que “nosotros no asumiremos las culpas” tras sentirse “manejados”, al igual que criticaron la “utilización” del candidato.

Este miércoles y tal y como pudo saber ED, Franco no tenía ninguna intención de dimitir. Desde su equipo más cercano se argumentó que “no es el momento porque las cosas requieren de una reflexión más profunda y, sobre todo, de hacerlo en base a un proceso ordenado”.

Objetivo: proteger a Sánchez y a su equipo de gobierno

Se referían al Congreso Federal que se celebrará en Valencia en otoño. Es ahí donde los socialistas comenzarán a renovar los liderazgos orgánicos en todas las federaciones. Sin embargo, el ruido de los críticos no ha cesado y la Ejecutiva Federal ha llamado, personalmente, a Franco y a Gabilondo.

Fuentes conocedoras insisten en que “tenía que haber culpables” y el objetivo, tanto de Ferraz como de Moncloa, es “zanjar esto cuanto antes” y “proteger a Sánchez y a su equipo más cercano”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), choca el puño con el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, choca el puño con el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. Foto: EFE

Así pues y para acallar las voces críticas que pedían “renovación” en el PSOE-M, Franco comunicó este jueves su dimisión y el entorno de Gabilondo también anunció que el dirigente no recogerá su acta como diputado de la Asamblea de Madrid.

Economía Digital habló este miércoles con fuentes del entorno del candidato y profesor y negaron por activa y por pasiva que no fuera a recoger el acta o a dimitir. Sin embargo, las cosas cambiaron por horas o, quizás, con una llamada.

Todo ello aderezado con la insistencia de Ábalos, quien asegura que en el PSOE “existe responsabilidad compartida para los triunfos pero también para los fracasos. Aquí todos asumimos la culpa”.

¿Y a partir de ahora qué?, es lo que se preguntan algunos socialistas. Al abandonar el jefe de filas de los socialistas madrileños, la federación quedará en manos de una gestora, cuyos miembros se encargan de seleccionar desde Organización (Ábalos). Estos miembros, que serán presentados en los próximos días, deberán dirigir el PSOE-M hasta la celebración del congreso regional, que será después del federal en otoño.

Gobierno y partido pretenden dar carpetazo de los peores resultados de la historia del partido en Madrid. Tanto Pedro Sánchez como la Ejecutiva Federal al completo asumen que ha habido “errores de comunicación” y “también de estrategia”. Pero insisten en pasar página porque las elecciones madrileñas “no son extrapolables” al panorama nacional. Y para pasar página qué mejor que centrarse en la batalla andaluza para desterrar a Susana Díaz del liderazgo del PSOE andaluz.

Los socialistas también anunciaron este jueves que han dado luz verde al proceso de primarias en Andalucía, con los dos candidatos ya presentados esta mañana. Tanto Susana Díaz como Juan Espadas han dado un paso adelante y desde Ferraz anuncian que su futuro lo decidirán los socialistas en las primarias que se votarán el próximo 13 de junio.

Díaz plantará cara al candidato de Sánchez y Ferraz y Moncloa respiran aliviados por quitarse este proceso ante los rumores de un posible adelanto electoral que el PP descarta, de momento, por activa y por pasiva. El PSOE ya avanza que sólo se tocará el liderazgo de Díaz porque la renovación de la federación tocará cuando proceda, tras el Congreso Federal de otoño, señalan.

Sánchez quiere resarcirse del ‘Ayusazo’ ganando a su eterna rival con un candidato empujado por Ferraz, como es el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Ya hay voces que advierten que si no lo consigue podrían sufrir una nueva derrota que agitase las aguas dentro del partido y, precisamente, en la federación socialista más numerosa. Próxima parada: Andalucía.