El Colegio de Médicos aparta al vicepresidente de Sociedad Civil Catalana por “motivos ideológicos”

El vicepresidente de Sociedad Civil Catalana, Alex Ramon, denuncia que el Colegio de Médicos le apartó de sus funciones por motivos “ideológicos”

Sociedad Civil Catalana (SCC) denuncia que su vicepresidente, Álex Ramos, ha sido despedido de su puesto de trabajo en el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) por motivos “ideológicos”. Indican que incluso se contrató a un detective privado para espiarle.

Ramos trabajaba para el COMB desde hacía más de 30 años. Esta institución médica, que preside Jaume Padrós, apartó a Ramos de los cargos de director del Centro de Estudios Colegiales (CEC), de la Oficina Técnica de Acreditación (OTA) y de la Editorial de los Cuadernos de las Buenas Prácticas. Se le relegó a un pequeño despacho de paredes acristaladas sin ninguna función.

Mediante un comunicado, Sociedad Civil Catalana se solidariza con su vicepresidente al manifestar que ha sido considerado un “enemigo ideológico” por parte del Colegio de Médicos de Barcelona para el que ha trabajado durante tres décadas.

SCC recuerda que Ramos fue el responsable de la organización de las dos grandes manifestaciones constitucionalistas que se organizaron en Barcelona después del referéndum ilegal del 1 de octubre (1-O) de 2017.

También recuerdan que el Colegio de Médicos de Barcelona se ha manifestado repetidamente a favor del derecho a la autodeterminación y que apoyó al referéndum del 1-0.

Ramos lleva al Colegio de Médicos a los tribunales

“Al doctor Ramos se le ha considerado desde la junta directiva del Colegio de Médicos como un ‘enemigo en casa’ por su vinculación con SCC”, indican desde esta entidad constitucionalista. SCC se muestra convencida de que “los tribunales darán la razón a Álex Ramos, defenderán sus derechos ideológicos y restaurarán su honorabilidad profesional”.

Ramos es un especialista en medicina preventiva y salud pública. Inició su relación con el COMB en 1990. Como director del CEC, organizó 1.800 cursos para 21.000 alumnos, con beneficios acumulados entre 2009 y 2018 de cerca de 400.000 euros. Como director de la OTA, tramitó más de 5.000 acreditaciones de médicos. Y como director de la editorial, coordinó la edición de 35 cuadernos para los 40.000 médicos de Cataluña, según apunta el comunicado de SCC. En 2018 fue apartado de todas estas responsabilidades.

Estos organismos se integraron en el nuevo Instituto de Formación Médica y Liderazgo, situado en la misma sede colegial, con la misma estructura base de personal y formativa, que ahora está dirigido por el doctor Marc Soler.

Aparcado en un despacho y sin funciones

A Ramos se le “aparcó” en un despacho y no se le encomendó ninguna función. El pasado septiembre, en plena pandemia, se le impuso un horario presencial de mañana y tarde pese a que no tenía tareas asignadas y que la mayor parte del personal teletrabajaba desde sus domicilios.

El COMB argumentó el despido en una supuesta transgresión de la buena fe contractual, abuso de confianza, faltas de asistencia, indisciplina y disminución de rendimiento del trabajo.

El episodio más sorprendente fue la contratación de un detective para “espiarle”. En el comunicado se indica que “se llegó al extremo de enviar al detective a espiar al doctor Ramos a su domicilio situado a una hora de Barcelona, estando de baja por confinamiento por un contacto familiar estrecho con Covid”.

En septiembre de 2019, Ramos presentó acto de conciliación de reclamación de derecho para restituir cargo y funciones. No se atendió esta solicitud y, en Julio de 2020, presentó una demanda judicial.