ERC enfría la investidura telemática de Puigdemont

ERC deja en manos de los letrados del Parlament la interpretación del reglamento

ERC y Junts per Catalunya continúan buscando una solución para desbloquear el inicio de la legislatura e impedir la repetición de elecciones. Los negociadores soberanistas centran ahora sus esfuerzos en lograr un primer acuerdo para tomar el control de la Mesa del Parlament, pero no pierden de vista la investidura del presidente de la Generalitat.

Carles Puigdemont se resiste a regresar de Bruselas y explora desde hace varios días la posibilidad de una investidura telemática, una opción que ERC no ve muy clara y que considera que deberían avalar los servicios jurídicos de la Cámara catalana. “No nos corresponde a nosotros analizarlo, sino a los letrados del Parlament”, ha dicho este lunes Roger Torrent, diputado electo de Esquerra.

Los republicanos enfriaron de esta manera la investidura telemática, una circunstancia no prevista explícitamente en el reglamento del Parlament y que provoca el rechazo de todos los grupos salvo el de Puigdemont. ERC todavía no ha pedido un informe a los servicios jurídicos del Parlament porque quiere que Junts per Catalunya aclare sus preferencias ante la opinión pública.

ERC quiere evitar la repetición de elecciones y poner en marcha la legislatura

Otro aspecto que sigue en el aire es la toma de posesión de las actas de diputado de los ocho electos que permanecen o bien en Bruselas (Carles Puigdemont, Clara Ponsatí, Meritxell Serret, Toni Comín y Lluís Puig) o bien en prisión preventiva (Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn). Se da por seguro que buena parte de ellos renunciarán al escaño, aunque exigen a cambio conocer sus funciones durante la legislatura.

En las últimas horas ha cobrado fuerza la posibilidad de que una parte de estos electos sean designados cargos “en el exilio”. “Estamos hablando diariamente con ellos y vamos a tomar una decisión pensando en el bien común”, dicen en ERC. 

Marcos Pardeiro