Estas son las condiciones de la CUP a ERC y JxCat para formar el nuevo Govern

La CUP exige una reforma en los Mossos d'Esquadra, un plan de choque para rescatar a los sectores más afectados por la crisis y el referéndum

Dolors Sabater, líder de la CUP./ EFE

Dolors Sabater, líder de la CUP./ EFE

La CUP ha analizado este sábado los posibles escenarios tras las elecciones del 14-F. El partido anticapitalista aspira a formar parte del nuevo Govern junto a ERC, que obtuvo 33 escaños (empatado con el PSC) y JxCat, que alcanzó 32. Para formar Ejecutivo, los partidos independentistas necesitan una alianza con la formación de Dolors Sabater, que sumaría nueve escaños más y lograrían así la mayoría. Pero su apoyo dependerá de tres condiciones.

En primer lugar, la CUP exige una reforma del modelo de Mossos d’Esquadra, después, un plan de choque para rescatar a los sectores más afectados por la crisis y, finalmente, un referéndum de autodeterminación. Estos son los tres principales pilares de su programa y de los que dependerá la formación del Gobierno regional.

Así lo han explicado en rueda de prensa, recogida por Efe, los diputados electos Eulàlia Reguant y Carles Riera tras la reunión de su Consejo Político. “El programa es nuestra prioridad. En absoluto son las sillas”, ha asegurado Riera, quien ha evitado detallar si entrarán en el Govern, pero sí ha afirmado que estarán “en disposición de asumir todas las responsabilidades que sean necesarias sin que la represión sea un límite”.

“El programa es nuestra prioridad. En absoluto son las sillas”

Carles Riera, diputado de la CUP

En este sentido, Reguant ha señalado que tomarán la “posición institucional” que les parezca más adecuada en cada momento para tener “más fuerza y capacidad” de asumir los tres objetivos programáticos que han situado como condición ‘sine qua non’ para pactar.

“Estamos a la espera de los acontecimientos que nos guiarán para que la militancia decida”, ha agregado el diputado de la formación anticapitalista.

La CUP evita precisar cuál será su papel en la legislatura

La CUP ha eludido precisar qué papel adoptará en esta nueva legislatura después de que este viernes se ofrecieran a presidir el Parlament, una cámara que, ha resaltado Riera, tendrá un rol “fundamental” para frenar al “fascismo” y defender la democracia y los derechos cuando el Tribunal Constitucional quiera limitarlos”, a pesar de las “consecuencias represivas” que ello pueda comportar.

“Si este es el enfoque de la legislatura, de pacto antifascista y defensa de la soberanía del Parlament ante el TC, también estamos dispuestos asumir todas las responsabilidades, pero absolutamente nunca el hecho de que ocupemos un puesto en la Mesa significará un intercambio de sillas”, ha enfatizado.

La CUP pide “un giro radical” en las instituciones

La formación anticapitalista ha llamado así a dar “un giro radical de 180 grados” al Govern y al Parlament para que ambas instituciones sean “instrumentos al servicio de la gente, de la democracia y de las necesidades de la mayoría”, así como un “escudo” y un “muro” de protección de los derechos sociales, civiles y políticos.

Por su parte, Reguant ha detallado que las exigencias de la CUP pasan por “frenar las hemorragias” que sufre Cataluña, como la “vulneración de derechos básicos y fundamentales”, entre los cuales el de vivienda o protesta, o la reforma del modelo de orden público de los Mossos d’Esquadra.


De hecho, en el marco de las negociaciones para un acuerdo de investidura, la CUP y ERC han perfilado ya posibles cambios en el modelo policial, que incluyen una moratoria en el uso de las balas de foam y de la participación de las unidades antidisturbios (BRIMO) en los desahucios.

Además, abogan por el cese de las acusaciones particulares por parte de la Generalitat en las causas contra activistas. Un preacuerdo al que han instado a JxCat a “dar respuesta” y a sumarse al mismo, “tal como lo hizo ERC”.

La CUP exige compromiso en derechos e igualdad

La segunda condición de la CUP consiste en un compromiso para “construir los fundamentos de un nuevo país” basado en “derechos y libertades, el feminismo, la igualdad y la transición ecológica”. “Pan, techo, trabajo y salud para todos”, ha resumido Riera, quien ha remarcado que estos objetivos sólo serán posibles en una Cataluña independiente porque son incompatibles con “un régimen y un Estado al servicio del Ibex 35 y de una monarquía corrupta”.

“Pan, techo, trabajo y salud para todos”

Finalmente, la formación ha planteado un plan de rescate para los más afectados por la crisis derivada de la covid-19 con la intención de convertir esta legislatura en una garantía de “servicios públicos de calidad, universales, gratuitos y absolutamente para todos sin exclusiones”. 

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña