La Generalitat prolonga la agonía de bares y restaurantes 15 días más

La Generalitat hace oídos sordos a la restauración catalana que acumula 40.000 trabajadores en ERTE y 780 millones de pérdidas en dos semanas

Cataluña cierra fronteras, confina municipios y mantiene la suspensión sobre los bares y restaurantes otros 15 días. Solo podrán servir comida a domicilio o para llevar durante el horario que permita el toque de queda.

De esta forma, el gobierno catalán desoye los ruegos del sector de la hostelería. Mediante un comunicado conjunto, la patronal Gremio de Restauración y los sindicatos CC.OO y UGT pidieron este jueves a la Generalitat que pusiera fin al cierre. Los bares y restaurantes catalanes propusieron que se les permitiese reabrir los locales con las condiciones de aforo y horario que se considerasen oportunas. Sin embargo, sus súplicas cayeron en saco roto.

Desde el sector se advierte que el paro ha sido “masivo” en las dos últimas semanas porque los servicios take away y delivery son minoritarios. Para demostrar el parón recurren a los datos de la propia Consejería de Trabajo de la Generalitat, que calculó que a causa del cierre de la restauración de este octubre más de 40.000 trabajadores se han acogido a ERTEs.

Empresarios y trabajadores insisten en que la reducción sostenida de los ingresos les está conduciendo irremediablemente al cierre definitivo de los negocios. Encima, advierten que con el toque de queda se restringen las franjas horarias de más actividad, lo que contribuye a la inviabilidad económica de atender al público con estas condiciones.

Solo se les puede atribuir menos del 4% de los contagios

Recuerdan que, según los datos del Ministerio de Sanidad, menos del 4% de los contagios tendrían su origen en locales de restauración.

Advirtieron hasta la saciedad de que prolongar el cierre de bares y restaurantes otras 15 días es un “error” y propusieron otro tipo de medidas.

En el mismo sentido, la patronal de las pymes catalanas Pimec recordó este jueves a la Generalitat que los establecimientos de restauración catalanes han perdido 780 millones de euros en las dos últimas semanas. Por ello, la patronal de Josep González pide que se compense a las empresas tal como se ha hecho en Francia.

Pimec insiste en que la actividad de la restauración es compatible con las “máximas” medidas de seguridad.

Por su parte, la patronal catalana del sector del ocio nocturno Fecasarm acusó al gobierno catalán de “arruinar” a miles de familias. Eleva las pérdidas de la restauración y del ocio nocturno a más de 4.000 millones de euros desde la salida del primer estado de alarma.

Fecasarm apunta que solo se han aprobado ayudas por valor del 1,5% de las pérdidas del sector de la restauración y del 0,4% de las del ocio nocturno.