El CSIF denuncia que el Gobierno planea echar a 1.500 empleados del SEPE

CSIF exige a Yolanda Díaz que prorrogue los contratos de estos trabajadores todo 2021: "Ha demostrado que no tiene una apuesta clara por el SEPE"

El Gobierno plantea despedir a 1.500 trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) a partir del mes de marzo, según el CSIF, cuando la crisis sanitaria todavía no está resuelta y la cantidad de personas vacunadas aún será suficientemente bajo como para poder hablar de una inmunidad de rebaño o vuelta a la normalidad.

Así lo ha denunciado la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), que han denunciado a través de un comunicado que el Gobierno prescindirá de estos empleados de refuerzo en el organismo público, uno de los que más saturación sufrió durante la primera ola y el confinamiento, al tener que registrar gran cantidad el alud de los ERTE.

El sindicato ha exigido al Ministerio de Trabajo y Economía Social, que preside Yolanda Díaz, que prorrogue sus contratos durante todo 2021. El presidente de CSIF, Miquel Borra, ha denunciado que el SEPE no solo se vería perjudicado por la reducción de personal, sino que necesita “con urgencia” más trabajadores para afrontar la “avalancha”.

Echar trabajadores en plena crisis sanitaria: ¿Una temeridad?

Borra ha denunciado que durante la última década se han perdido 3.400 efectivos “como consecuencia de las políticas de recortes”. La institución que gestiona las relaciones laborales cuenta en la actualidad con tan solo 8.000 trabajadores, un 30% de los cuales son temporales. Para CSIF, una cifra “totalmente insuficiente” para atender a la ciudadanía.

CSIF ha lamentado que el Gobierno abandone a la institución a su suerte: “Ha demostrado que no tiene una apuesta clara por el SEPE”. Borra también ha puesto en valor el trabajo de las plantillas del organismo, que atendieron a más de 8 millones de ciudadanos en 2020.

“La pandemia o el temporal nos muestran la importancia de tener un sistema público sólido que garantice las prestaciones y servicios al os ciudadanos”, ha apuntado Borra. El líder sindical ha puesto de relieve que las necesidades “han puesto al descubierto las costuras del sistema tras años de recortes”.

CSIF: “La administración está en mantillas”

“La administración está en mantillas”. Así, ha denunciado también que en el área sanitaria hay 3 camas por cada 1.000 habitantes, mientras que la media de camas en Europa es de 5 o de hasta 8 en Alemania. “Lo urgente tapa lo importante”, ha dicho, tras afirmar que hay que tener un sistema que sea capaz de soportar las necesidades de los ciudadanos.

De hecho, ha subrayado que esta situación afecta a todos los ámbitos de las administraciones públicas. También ha lamentado que, pese a la labor y las dificultades que afronta este colectivo, “se le cuestiona hasta una subida salarial mínima del 0,9%.

Es por este motivo por el que los ciudadanos no ven las administraciones públicas como una salida profesional y que por ello cuando se han querido contratar más médicos o enfermeros se ha visto que no hay. En los últimos diez años, los grupos A1 han subido una pérdida de poder adquisitivo de 53.000 euros, lo equivalente a trabajar 18 meses gratis.

Esta pérdida ha sido de 40.000 euros en el caso de los A2 (enfermeros o maestros) y el equivalente a 13 meses en el caso de los C1 (policía local o funcionario de prisiones). Borra ve necesario reforzar las plantillas con 106.000 plazas a nivel general en los próximos tres años. También ha recordado lo necesario que es impulsar un plan de 10 años en el caso de la Sanidad para crear 280.000 trabajadores.