Cataluña suspende operaciones “no urgentes” ante el colapso de las UCI por la tercera ola

La Generalitat pide intensificar el teletrabajo y ve "normal" que haya dudas sobre un posible aplazamiento electoral

Una enfermera suministra a una compañera la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en el Hospital de Sant Pau de Barcelona / EFE

Una enfermera suministra a una compañera la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en el Hospital de Sant Pau de Barcelona / EFE

Cataluña se enfrenta a una situación epidemiológica muy compleja como consecuencia de la tercera ola de coronavirus. La conselleria de Salut ha reconocido que se han paralizado operaciones “no urgentes”, y se han desprogramado citas médicas ordinarias en algunos territorios. La consellera Alba Vergés, que ha evitado aportar cifras, ha reconocido que la situación epidemiológica ha afectado al funcionamiento de zonas hospitalarias.

La consellera sí que ha puntualizado sobre datos de hospitalizados, puesto que hay 324 personas ingresadas con ventilación invasiva. La ocupación de las camas UCI también preocupa, puesto que ha superado el 23%, de los cuales los pacientes con Covid-19 representan el 50% del total. “Nos esperan días complicados”, ha recordado el director de la Unidad de Seguimiento del coronavirus en Cataluña, Jacobo Mendioroz.

Mendioroz ha recordado que existe un “alto grado de personas de todas las edades, que incluso no han estado en UCI, que tienen secuelas y que no sabemos cuánto durarán”: “El objetivo no es reducir el número de pacientes, sino reducir los contagios”. La delicada situación que ha forzado las reprogramaciones se ha llevado a partir de “criterios clínicos”, según la consellera.

Vergés defiende el “ritmo de crucero” de las vacunaciones

La consellera de Salud ha pedido minimizar los desplazamientos y las interacciones sociales, en especial los relacionados con actividades laborales, y ha pedido a todo el que pueda que teletrabaje: “La transmisión del virus continua creciendo y lo veremos aún más en los próximos días. Tenemos datos que no veíamos desde el mes de octubre”. Preguntada sobre un confinamiento, lo ha rechazado aunque deja la puerta abierta a ese escenario en un futuro.

También se ha referido al proceso de vacunación. La consellera ha explicado que esta semana terminará el proceso en residencias de mayores –tanto en trabajadores como en residentes– excepto en las que tienen brotes activos. La consellera ha explicado que la semana que viene empezará la segunda dosis, para la que tendrán que esperar unos siete días hasta generar inmunidad. Vergès defiende que ya se ha alcanzado “ritmo de crucero” tras vacunar a 68.000 personas.

La Covid-19 azuza al fantasma del aplazamiento electoral

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha explicado que ve “normal” que haya profesionales sanitarios que duden sobre el desarrollo de las elecciones catalanas el próximo 14 de febrero dada la incertidumbre derivada de la pandemia de Covid-19. La consellera ha defendido el trabajo desde el departamento para que los grupos parlamentarios “tengan toda la información” epidemiológica y también los escenarios.

“Siempre expondremos la situación”, ha defendido Vergés, que ha destacado que también explican la evolución de la pandemia a la ciudadanía a través de las ruedas de prensa semanales. Finalmente ha subrayado que “el ámbito de decisión” sobre el desarrollo de las elecciones catalanas del 14F recae en la mesa de partidos, que será quien decida sobre un posible aplazamiento electoral.