Jaume Guardiola consigue el ‘ok’ del Cercle y ultima el lanzamiento de su candidatura

El antiguo dirigente de Banc Sabadell ya trabaja en su proyecto y no rehuirá unas elecciones, las primeras de la historia de la institución, si Rosa Cañadas mantiene su intención de presentarse

El exconsejero delegado del Banc Sabadell, Jaume Guardiola, en una imagen de archivo. EFE/LP

Aunque faltan todavía ocho meses para los comicios, el runrún de elecciones hace semanas que circula en el Cercle d’Economia. Los previsibles candidatos ya recogen apoyos y el mejor posicionado parece ser Jaume Guardiola, miembro de la junta actual y exconsejero delegado de Banc Sabadell. El dirigente cuenta con el apoyo de la dirección actual de la institución, que le propondrá como hombre de consenso el próximo mes de diciembre. Solamente Rosa Cañadas, presidenta de Trea Capital, parece inmiscuirse en su camino. 

El directivo hace días que ya da por hecho a su círculo que se presentará a la presidencia de la organización. De hecho, ya comenzó incluso a trabajar en el que será su equipo y pretende formar una junta directiva continuista con el actual equipo. Detrás de él repetirán buena parte de los miembros del órgano de dirección de ahora.

Sin embargo, Guardiola no dará pasos de manera pública hasta no ser ungido de manera oficial por la entidad. Está previsto que esto suceda entre el 13 y el 18 de diciembre, cuando el actuar presidente del Cercle, Javier Faus, propondrá su nombre como candidato de consenso a los expresidentes de la organización, entre los que están Juan José Brugera, Josep Piqué, Salvador Alemany o Carles Tusquets.

El presidente de Meridia Capital no solamente limitará la consulta a sus antecesores –es el encuentro que tiene mayor formalidad–; ya inició la ronda de contactos con otros dirigentes vinculados a la sociedad y los miembros con más peso de la junta actual.

Por ello, Guardiola evita confirmar su proyecto cuando se le pregunta por ello. “Es todavía pronto”, sostiene. Al contrario de lo que se insinuó, el también presidente de la Comisión Económica del FC Barcelona no tendrá reparos en ir a unas elecciones –sería las primeras de la historia de la entidad—en el caso de existir otro aspirante a liderar la institución. 

El Cercle d’Economia quiere evitar las elecciones para evitar que el nuevo presidente se encuentre con una oposición organizada

Los comicios son algo que se quiere evitar dentro del Cercle. Al ser los mandatos de solo tres años, se quiere esquivar las turbulencias que podría generar una oposición ya organizada desde el día uno de tomar el cargo. Es algo en lo que coinciden todas las fuentes consultadas por Economía Digital.

No obstante, en caso de que un segundo candidato se postule para el cargo, la dirección actual no hará campaña por ninguno de ellos. De hecho, deberán incluso ponerse a redactar el reglamento de los comicios, pues nunca se celebraron en sus más de 60 años de historia. La entidad siempre designó por consenso al siguiente presidente.

Rosa Cañadas se erige como la alternativa

El camino de Guardiola hacia la presidencia hubiera sido sencillo en los años anteriores: tiene el prestigio de haber dirigido una gran cotizada y cuenta con el visto bueno de los poderes fácticos del Cercle. Sin embargo, un nombre se interpone en su nombramiento: el de Rosa Cañadas, presidenta de Trea Capital y de la Fundación Tanja, un centro de estudios dedicado a las relaciones entre España y Marruecos.

Cañadas tiene además historia con la entidad: ha sido miembro de la junta en tres ocasiones y su marido es Carles Tusquets, presidente del Cercle entre 1989-1992. Las fuentes consultadas por este medio señalan eso sí que el proyecto de presentarse es personal y que en los últimos meses ha hecho campaña de manera proactiva para posicionarse como un activo renovador de la institución.

Se le pudo ver contando las bondades de su proyecto en el popular civet organizado por Luis Conde, fundador de Seeliger y Conde, el pasado mes de octubre. Defendió que le va “bastante bien” y gana apoyos entre aquellos afiliados que no ven con buenos ojos que un antiguo banquero sea el presidente de la organización.

Con apenas 1.200 afiliados parece complicado que aquí la ANC repita aventuras como la de la Cambra de Barcelona o Pimec presentando a candidatos abiertamente independentistas.

Carles Huguet