Junts pone en manos de la militancia facilitar un Govern de ERC con los Comuns

Los 'junteros' delegan en las bases un acuerdo solo de investidura con los republicanos, con una alta probabilidad de ser rechazado

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, en un acto de campaña para las elecciones del 14-F / Julio Díaz (JxCat)

Las posibilidades de formar Govern se complican todavía más. Junts no está dispuesta a investir a Aragonès “a cambio de nada”, y exigen una negociación a cambio de ceder cuatro diputados a los republicanos. El partido de Puigdemont someterá la decisión final a las bases, que serán los avalen si el partido debe desbloquear la investidura desde fuera.

Así se extrae del argumentario que Junts ha hecho llegar a sus cuadros y al que ha tenido acceso Economía Digital, un intento de unificar posturas tras varios días de declaraciones cruzadas y contradictorias entre sus dirigentes. El documento, que es de uso interno, es tajante: “Si quieren los votos de Junts solo para un acuerdo de investidura, se deberán negociar. Y en todo caso, será la militancia la que lo acabará decidiendo en una consulta interna”.

El documento, fechado del 10 de mayo, reprocha a ERC su apuesta por un Govern “no independentista” al apoyarse en los Comuns, y acusan al partido de Pere Aragonès de arrogancia: “Hace falta saber ganar. Con un diputado más es imprescindible saber pactar. Si Esquerra quiere pactar habrá acuerdo“.

La consulta a las bases pone en riesgo la investidura. Fuentes consultadas por Economía Digital explican que es posible que los miembros del partido rechacen el acuerdo, algo que les permitiría justificar su voto en contra “escudándose en la militancia”: “Somos un partido democrático y nuestra gente no acepta un Govern no-independentista”.

Junts avisa: “ERC solo tiene 33 diputados”

Además, señalan a los republicanos como responsables de “romper unilateralmente las negociaciones”: “No hay ningún motivo para que ERC se haya levantado de las conversaciones. Si lo ha hecho, es por cálculo partidista, pero no obedece al estado de las negociaciones”.

Otro de los puntos que aborda el documento es el Consell de la República (CxR). Ante las acusaciones de ERC, Junts lo desmiente: “Nunca se ha propuesta ejercer ninguna tutela desde ningún organismo sobre el futuro presidente de la Generalitat ni su Gobierno. En ningún documento se pone al CxR como organismo de tutela.

“ERC solo tiene 33 diputados. Su obligación es buscar acuerdos y negociar. No tiene ningún derecho o razón para pedir gratis el voto de Junts”, lamenta el partido en el argumentario. Además, insisten en que ellos también han hecho cesiones, como aceptar una mesa de diálogo que a su juicio “no dará ningún resultado positivo”.

El documento unifica el argumentario del partido, tras declaraciones cruzadas entre dirigentes con posiciones contradictorias. Mientras Jordi Sànchez afirmó en principio que cedería cuatro diputados para facilitar la investidura, Artadi acusó a ERC de haber tirado el trabajo de más de 80 por la borda.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña