Junts presenta un plan alternativo para ampliar El Prat

El vicepresidente, Jordi Puigneró, idea una nueva estrategia para prolongar el aeropuerto en dirección oeste y minimizar el impacto sobre La Ricarda

Jordi Puigneró se dirige a Pere Aragonès antes de una de las reuniones semanales del Govern. EFE

Junts no ha tirado la toalla en su objetivo de convertir el aeropuerto de El Prat en un gran ‘hub’ internacional. La Conselleria de Territorio ha preparado ahora un nuevo proyecto alternativo, que permitiría ampliar las instalaciones pero reducir el impacto medioambiental con el objetivo de desbloquear las negociaciones políticas.

El departamento que dirige el vicepresidente, Jordi Puigneró, ha ideado una nueva fórmula diferente a la que puso sobre la mesa Aena a inicios de septiembre. El principal cambio pasa por extender la tercera pista del aeropuerto tanto hacia el este como hacia el oeste para minimizar su impacto sobre el espacio natural La Ricarda, según ha publicado La Vanguardia.

El proyecto original del gestor aeroportuario pasaba por prolongar la pista 500 metros en dirección al este para dar más espacio a los aviones de los vuelos intercontinental para despegar. Sin embargo, las críticas de las asociaciones ecologistas y de algunas formaciones como Unidas Podemos echaron por tierra sus planes.

Ahora, Junts ha propuesto desviar una parte de ese recorrido nuevo hacia el oeste. Así se permitiría preservar la laguna de la Ricarda, uno de los puntos verdes más amenazados con el proyecto, aunque se alcanzaría la zona del Remolar que también está integrada en la Red Natura 2.000 de lugares protegidos en Cataluña.

Junts se aferra a su proyecto estrella para canalizar 1.700 millones

El nuevo proyecto de Junts ha resucitado uno de los planes estrella de la formación neoconvergente para esta legislatura. Puigneró anunció en su día la reforma como un éxito para impulsar las infraestructuras en Cataluña que permitiría una inversión de 1.700 millones. Sin embargo, terminó acorralado por las críticas, incluso de una corriente de su propio partido.

La falta de consenso llevó a Aena a paralizar todas sus previsiones para impulsar el nuevo ‘hub’ internacional durante un periodo de al menos cinco años. Sin embargo, tanto los dirigentes de Junts como el propio Gobierno de Pedro Sánchez han mantenido en las últimas semanas sus esperanzas de encontrar una nueva fórmula.

El reto ahora pasa por convencer a todos los agentes. Junts debe alcanzar un acuerdo previo con Esquerra Republicana que ya cuestionó el impacto ambiental del primer proyecto. Y después atraer a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y a Aena a su bando.