La crisis migratoria estalla a Sánchez en su peor momento

Muchas de estas llegadas estaban preparadas, según desvelan fuentes del Ejecutivo a ED. Las prioridades del Gobierno pasan por la devolución inmediata y exigir a Marruecos que frene en origen la salida de más personas.

La crisis migratoria cerca al Gobierno y el presidente Pedro Sánchez se ha visto obligado este martes a cancelar su viaje a París para devolver la seguridad a Ceuta y atajar el problema con Marruecos. Por si el batacazo electoral en Madrid, el que le da el CIS este mismo martes o el cuestionamiento de los fondos europeos por la mayoría de partidos no fuera suficiente, la crisis migratoria estalla a Sánchez en su peor momento.

El Gobierno habla de “crisis migratoria y humanitaria” y descarta una crisis diplomática con Marruecos, mientras que otros partidos ya hablan de “conflicto diplomático”.

Miles de inmigrantes, mayoritariamente de nacionalidad marroquí, cruzaron la frontera con Ceuta durante la jornada de este lunes. Más de 6.000 personas, según las cifras oficiales entre ellos hasta 2.000 menores, llegaron hasta el espigón de la playa del Tarajal generando el caos en la ciudad autónoma de Ceuta.

Con las autoridades ya desbordadas, el Gobierno ha ordenado el despliegue del Ejército de Tierra desde primera hora de este martes con hasta cuatro blindados en la playa del Tarajal para reasegurar la frontera con Marruecos. Centenares de personas hacen aún cola al otro lado de la valla esperando su turno para acceder a territorio español.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunció la devolución este mediodía de 2.700 inmigrantes. Sin embargo, todavía continúa el goteo de llegadas, algunos de ellos que ya habían sido devueltos por las autoridades, según han comunicado las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Sánchez habla con el Rey y la UE

El presidente del Gobierno anunció que “se reestablecerá el orden en Ceuta y Melilla a la máxima autoridad” ante la crisis migratoria y humana abierta. Pedro Sánchez enseguida canceló su viaje a París previsto para este martes y retrasar su gira iberomericana para desplazarse, tras su mensaje institucional sin preguntas de los periodistas, a Ceuta y Melilla.

El jefe del Ejecutivo anunció que se ha puesto en contacto con el Rey Felipe VI; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el ex ministro y eurodiputado socialista, Josep Borrell y el líder de la oposición, Pablo Casado.

“Vamos a reestablecer el orden en Ceuta y lo haremos con máxima celeridad. Seremos firmes ante cualquier desafío”, señaló Sánchez. “La integridad territorial y seguridad de nuestros compatriotas serán defendidas por el Gobierno”, continuó.

La integridad de Ceuta como parte de la nación y la tranquilidad de sus residentes ha insistido en que están garantizadas por el Gobierno “cualesquiera que sean las condiciones necesarias para ello y con todos los medios disponibles”.

Los partidos critican la “inacción” del Gobierno

“Una actuación rápida es de vital importancia”, señalaron este martes las distintas fuerzas parlamentarias en el Congreso. “El Gobierno no ha actuado diligentemente conforme a Marruecos. Le pedimos a Sánchez que cancele sus viajes y haga todo lo posible para que estas crisis no se produzcan”, señaló el diputado del PDeCAT, Ferrán Bel.

“El Gobierno tiene que tomar una posición firme en torno a Marruecos y no nos tenemos que dejar chantajear utilizando como arma arrojadiza a personas en una situación de desamparo. El Gobierno tiene que liderar una iniciativa en la UE porque es toda la UE la que se tiene que implicar”, recalcó Iñigo Errejón de Más Madrid.

El presidente del PP, Pablo Casado, telefoneó a Sánchez sin éxito y tras unas horas el presidente le devolvió la llamada para informarle sobre la situación. Fuentes del PP señalan que Casado “le ha pedido el refuerzo de efectivos de la Policía Nacional y Guardia Civil para garantizar la seguridad en el territorio nacional, y del Ejército para proteger la frontera española”.

“También ha pedido fortalecer las relaciones diplomáticas con Marruecos y proceder a la devolución inmediata de todos los inmigrantes ilegales, y la coordinación con la UE para contener la oleada migratoria con efectivos de Frontex y la cooperación internacional”, señalan las mismas fuentes.

El presidente del PP, Pablo Casado, también mantuvo una reunión telemática con el presidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, para darle su apoyo y pedir el aumento de efectivos, tanto Policía Nacional, como Guardia Civil y el Ejército.

La crisis migratoria estalla a Pedro Sánchez, que tiene que cancelar su viaje a París. Foto: EFE

El presidente iniciaba este martes un viaje por iberoamerica, pero antes iba a asistir a una Cumbre de financiación precisamente de África en París organizada por el presidente Emmanuel Macron y ha decidido no asistir para comparecer tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros.

Sánchez destacó que la prioridad del Gobierno en este momento es devolver la normalidad a Ceuta, como así ha explicado desde las redes sociales.

“Sus ciudadanos y ciudadanas deben saber que cuentan con el apoyo absoluto del Gobierno de España y la máxima firmeza para velar por su seguridad y defender su integridad como parte del país ante cualquier desafío“, resaltó el presidente.

El ministro del Interior acompañará a Sánchez a las ciudades autónomas. “Mantenemos cooperación y coordinación diaria con las autoridades europeas y las autoridades marroquíes y que se siga en esa misma línea”, señaló el ministro.

El Gobierno aprueba una ayuda de 30 millones a Marruecos

El Gobierno ha concedido una ayuda de 30 millones de euros a Marruecos para contribuir a financiar el despliegue policial en la lucha contra la inmigración irregular en plena crisis por la presión que sufre Ceuta. Marlaska ‘quitó hierro’ sobre el momento de aprobar esta ayuda y señaló que “son unas ayudas que ya estaban presupuestadas”. Sin embargo, la medida ha formado parte de la discusión este martes en el seno del Consejo de Ministros.

Según Marlaska, ese dinero se destina a la ejecución de programas «concretos y sólidos» en materia de lucha contra la criminalidad organizada y la inmigración irregular. El 23 de agosto de 2019, el Ejecutivo de Sánchez ya concedió una ayuda de cooperación policial internacional a Marruecos por importe de 32.369.000 euros para contribuir a la lucha contra la inmigración irregular, el tráfico de inmigrantes y la trata de seres humanos.

El responsable de Interior también reconoció que todavía hay “personas con voluntad” de entrar y ha movilizado un refuerzo de 200 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil para superar los 1.100 efectivos.

Tras la reunión de urgencia de un gabinete de crisis, las autoridades han decidido reforzar la coordinación a través de un nuevo dispositivo en el que estarán presentes las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Policía Local y efectivos de la Comandancia General de Ceuta, informa la propia Delegación del Gobierno.

Según la información de la que disponen en el Gobierno, muchas de estas llegadas estaban preparadas. A partir de ahora, las prioridades, según fuentes del Ejecutivo, pasan por la devolución inmediata de todos los que hayan llegado de forma irregular, por exigir a Marruecos que frene en origen la salida de más personas y por la atención a los menores.