La Generalitat investiga la multitudinaria misa de 600 personas en la Sagrada Familia

El departamento de Salud comprobará si se ha cumplido la limitación del 30% del aforo durante la beatificación de Joan Roig

La celebración de un acto litúrgico con cerca de 600 personas en el interior de la Sagrada Familia ha levantado un aluvión de críticas en Cataluña. La Generalitat ha anunciado que realizará una investigación para determinar si los organizadores han incumplido alguna de las medidas sanitarias, en un momento marcado por las restricciones contra el coronavirus.

El departamento de Salud comprobará si la basílica de Barcelona ha acatado la limitación del 30% del aforo que restringe todos los actos de culto en la comunidad, desde bodas hasta entierros. El Govern aplicó esta medida en plena segunda oleada de contagios, gracias al amparo judicial que le ofrecía el estado de alarma que ha puesto en marcha el Gobierno de Pedro Sánchez.

El acto litúrgico presidido por el cardenal y arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, consistía en la beatificación de Joan Roig Diggle, un joven asesinado durante la Guerra Civil. Han acudido un total de 588 personas y 15 obispos de la comunidad. 

Pere Aragonés carga contra la Iglesia por reunir a 600 personas 

El presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, se ha mostrado muy crítico con la celebración de la misa masiva en la Sagrada Familia y ha advertido que analizarán a fondo la situación para conocer si ha habido alguna infracción. “Es una cuestión de sentido común, y también del mensaje”, ha señalado en una entrevista en Catalunya Radio.

Aragonès ha lamentado que las imágenes con cientos de personas en el interior de la basílica catalana puedan dar una falsa imagen de que “para según qué cosas no hay restricciones”. En Cataluña están cerrados actualmente todos los establecimientos de hostelería, los cines, los teatros, las salas de concierto, los gimnasios y todos los comercios de más de 800 metros cuadrados.

El presidente en funciones de Cataluña ha explicado que el acto litúrgico no contaba con una aprobación expresa de la Generalitat, sino que los organizadores se adaptaron a las restricciones en vigor para montar la misa. “Ellos cumplieron con el 30%, dicen, y lo comprobaremos”, ha enfatizado.

La cultura estalla contra el acto de la Sagrada Familia

La concentración de casi 600 personas en la Sagrada Familia ha sentado muy mal en el seno del sector cultural catalán que ha tenido que prohibir todas sus programaciones de cine, teatro y música por las nuevas restricciones.

La actriz Silvia Bel, la escritora Belid Olid, el intérprete Enric Cambray o el cómico Guillem Estadella han sido algunos de los rostros de la cultura catalana que han cargado contra el Arzobispado de Cataluña por realizar esta celebración en plena crisis sanitaria.

Cataluña incrementa su presión sanitaria por la Covid-19

La polémica se ha desatado en un momento delicado de la pandemia de coronavirus en Cataluña. El número de contagios y de fallecidos han remitido ligeramente este domingo, pero sigue creciendo la presión hospitalaria en toda la región. La Conselleria de Salud ha notificado 3.234 casos positivos y 53 muertos por Covid-19 en las últimas 24 horas.

Sin embargo, el número de ingresados ha crecido en 66 hasta alcanzar los 2.678 pacientes en las plantas de los hospitales catalanes. También hay once pacientes graves más en las unidades de cuidados intensivos, que ya asisten a 562 personas por el coronavirus.