La tercera ola sacude las UCI: tres comunidades superan el 40% de saturación

Cataluña, Comunidad Valenciana y La Rioja, en alerta por su alta presión asistencial

Un profesional sanitario en el centro especializado en pacientes con clara sintomatologia covid del barrio de Gracia de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

Un profesional sanitario en el centro especializado en pacientes con clara sintomatologia covid del barrio de Gracia de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

Las previsiones que vaticinaron todos los expertos en salud pública antes de las fiestas navideñas se han cumplido. La tercera oleada de coronavirus ha desencadenado un incremento en la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en toda España. Cataluña, Comunidad Valenciana y La Rioja son las que más problemas arrastran.

El último informe epidemiológico del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha cuantificado la presencia de 2.651 pacientes graves de Covid-19 en estas áreas de los hospitales españoles. Representan ya casi un 27% de las plazas disponibles. Son cuatro puntos más que la semana anterior, cuando el volumen era de 2.220 enfermos.

También ha crecido progresivamente el número de enfermos de coronavirus ingresados en la planta de los hospitales. Un total de 17.645 personas se encuentra actualmente hospitalizada como consecuencia de la pandemia, lo que representa una ocupación del 14,2%. Son casi tres puntos porcentuales más que hace siete días.

Este rápido ascenso presagia unas duras semanas como consecuencia del rebrotes que han dejado las celebraciones navideñas. La presión hospitalaria es uno de los indicadores que determina el nivel de las restricciones que ya ha comenzado a endurecerse en varias comunidades autónomas con limitaciones de aforo en las actividades no esenciales.

Las autoridades sanitarias tienen la vista puesta en tres regiones que han activado todas las alarmas tras superar la barrera de ocupación de las UCI del 40%: Cataluña, Comunidad Valenciana y La Rioja.

Cataluña sopesa aplazar las elecciones tras alcanzar el 41%

Cataluña cuenta con 568 enfermos graves en las UCI, que representan la última posibilidad para sobrevivir al coronavirus cuando se precisa ventilación mecánica de oxígeno. Supone un 41,2% de las plazas disponibles. El ascenso ha sido meteórico en los últimos siete días con 85 personas más.

La situación tampoco es mucho mejor en el resto de áreas de los hospitales. Cataluña cuenta con 4.051 pacientes distribuidos por los diferentes centros. Es la cifra más alta de todo el país. La ocupación general ha alcanzado el 16%.

Un profesional sanitario en el centro especializado en pacientes covid del barrio de Gracia de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

El avance del coronavirus ya obligó a principios de año a la Generalitat a modificar su plan de desescalada inicial para introducir nuevas restricciones sobre el comercio, la hostelería o las reuniones sociales. Ahora, ha despertado un fuerte debate político sobre la posibilidad de aplazar las elecciones autonómicas del 14-F.

La Comunidad Valenciana está al borde del confinamiento total

La situación sanitaria es todavía más preocupante en la Comunidad Valenciana que cuenta con 468 pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos de sus hospitales. La ocupación ha alcanzado el 43,2%. Es el porcentaje más alto de toda España.

La región ha vivido un ascenso imparable en los primeros días de enero. El porcentaje de presión asistencial se ha disparado nueve puntos en tan solo una semana. Hace siete días había un centenar menos de pacientes graves en esta áreas.

La Comunidad Valenciana también encabeza el ranking de presión asistencial en la planta de los hospitales. Hay 3.264 pacientes hospitalizados por Covid-19, lo que representa un 27,9% de las plazas disponibles en la red sanitaria.

La gravedad de la situación ha desatado las primeras diferencias en el seno del Gobierno valenciano. Compromís y Unidas Podemos apuestan por tomar medidas más severas con un confinamiento domiciliario para impedir que el sistema sanitario colapse, mientras que el presidente socialista, Ximo Puig, apuesta por esperar unos días para ver el efecto epidemiológico de las últimas restricciones.

La Rioja adolece su falta de plazas en las UCI

La tercera comunidad más afectada es La Rioja, aunque su situación es bien distinta a la de Cataluña y la Comunidad Valenciana. Las Unidades de Cuidados Intensivos de la región solo cuentan con 24 enfermos graves, sin embargo es suficiente para elevar la ocupación hasta el 40%. Son doce puntos porcentuales más que la semana anterior.

La Rioja ha permanecido durante todas las oleadas en las primeras posiciones de las listas del Ministerio de Sanidad, debido a su escasa capacidad asistencial para dar respuesta a la emergencia sanitaria.

La situación es similar en las plantas de los hospitales. Con un total de 120 pacientes, superan una presión del 14,8%. Hace una semana el número de ingresados era de apenas 75 (11,3%). La delicada situación ya ha forzado al Gobierno autonómico a tomar medidas más duras como el confinamiento perimetral de Logroño, Villamediana y Lardero hasta final de mes.

Casi todas las comunidades autónomas empeoran sus cifras

La situación se ha descontrolado en estas tres regiones pero el aumento de la presión asistencial en las UCI es una tónica presente en todas las comunidades españolas. Baleares (38,7%), Madrid (35,1%) y Castilla La Mancha (32%) les siguen de cerca los pasos y podrían alcanzar las mismas cifras en los próximos días si no se ponen medidas sobre la mesa.

También ha empeorado notablemente la situación en territorios como Castilla y León (26,8%), Extremadura (24,6%) Cantabria (22,1%) o Aragón (20,9%) que también han notado con fuerza los estragos de la tercera oleada de casos de Covid-19, como consecuencia de las fiestas navideñas y del descenso generalizado de temperaturas.

Únicamente el País Vasco y Navarra han logrado reducir de forma considerable la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos en la última semana. El sistema de salud vasco cuenta actualmente con 66 pacientes graves (15,6%), lo que representa un descenso de casi dos puntos. Mientras que los hospitales navarros albergan a 15 enfermos con un cuadro preocupante (12%). Son tres décimas menos.