El Govern prepara el terreno para un posible retraso de las elecciones

"Los datos en estos momentos nos hacen pensar que el 29 de enero no estaremos mejor que ahora", admite Meritxell Budó

La portavoz del Govern de la Generalitat, Meritxell Budó, durante una entrevista el 3 de enero de 2021 | EFE/QG/Archivo

La portavoz del Govern de la Generalitat, Meritxell Budó, durante una entrevista el 3 de enero de 2021 | EFE/QG/Archivo

El Govern de la Generalitat ya prepara el terreno para el retraso de las elecciones catalanas. Meritxell Budó, portavoz del Ejecutivo autonómico, ha asegurado este martes que los datos de la pandemia en estos momentos “nos hacen pensar que el 29 de enero no estaremos mejor que ahora”. El 29 de enero debe iniciar, en principio, la campaña electoral del 14-F.

La situación, ha insistido, “es grave”, recordando que hoy se han registrado más de 7.000 nuevos casos de coronavirus en Cataluña y hay 500 camas UCI ocupadas ahora mismo en la comunidad. No obstante, la decisión de aplazar o no los comicios se tomará tras hablar con los demás partidos y teniendo en cuenta la “realidad epidemiológica”.

El Ejecutivo catalán tiene previsto tomar una decisión sobre si mantiene la cita electoral o la dilata este viernes 15 de enero, después de reunirse un día antes para valorar los datos técnicos y ese mismo día con los partidos políticos para escuchar sus opiniones. Pero lo cierto es que la rueda de prensa de este martes ha servido para allanar el camino al aplazamiento.

“La voluntad de este Govern es que tanto en la reunión técnica del jueves y la reunión política del viernes se haga un debate que tenga en cuenta únicamente los criterios sanitarios, epidemiológicos y de garantía democrática de este proceso electoral”, ha destacado Budó, que ha evitado especular sobre si se tomará una u otra decisión.

“Entendemos que estamos en una situación de excepcionalidad. No estamos demandando suspender o no. No estamos poniendo sobre la mesa la opción de aplazar por criterios políticos”, ha insistido la portavoz del Govern. “No me corresponde a mí opinar sobre si se han de celebrar las elecciones”, ha dicho.

“No sé qué pasará el 29 de enero porque no tengo una bola de cristal para ver el futuro”, ha añadido. “Esta semana tendremos datos más concretos y cuando los tengamos los trasladaremos al resto de los grupos para tomar una decisión consensuada. La decisión final es del Govern, pero el Govern quiere escuchar a los partidos que concurren a las elecciones”.

La posibilidad del aplazamiento está en un 50%

Fuentes del Palau de la Generalitat han transmitido a este periódico que la posibilidad de aplazar las elecciones es del 50% en estos momentos. Los técnicos del Departamento de Salud lo aconsejan, así como expertos de algunos de los principales hospitales catalanes, pero políticamente la controversia está servida. El PSC, por ejemplo, cree que aplazar es partidista.

Casi todos los partidos ven “pros y contras” en la decisión de retrasar las urnas. ERC, que lleva ventaja en las encuestas, entiende que con más tiempo puede consolidar su victoria. Pero JxCat sostiene que sus previsiones están remontando y que, con más tiempo, pueden obtener mejores resultados.