Normas en piscinas comunitarias: nada de agua para los morosos

Te explicamos cuáles son algunas de las normativas para el acceso a piscinas comunitarias

Piscina. Imagen: Pixabay.

Con la llegada del verano, nada apetece más que darse un chapuzón después de una jornada de calor. Algunos optan por ir a la playa y otros a una piscina, ya sea pública o privada, en las que también entran las comunitarias. Las piscinas comunitarias son un gran atractivo y fuente de disfrute en las comunidades de vecinos, pero también pueden ser un motivo de conflicto entre los propietarios por la normativa.

Al contrario de las piscinas públicas, las normas de las piscinas comunitarias las pone la propia comunidad de vecinos y tiene que ser algo consensuado. Normalmente, en estas se debe especificar el uso, aforo y el horario. También se pacta el uso o la prohibición de las pelotas, colchonetas, inflables y el uso de las sombrillas. No obstante, una de las normas más curiosas es que a aquellos vecinos que no pagan comunidad se les puede prohibir la entrada.

Estas son algunas de las normas que más destacan:

Duchas obligatorias

Por cuestiones sanitarias, casi todas las comunidades consideran obligatorio el uso de las duchas antes de bañarse en la piscina, entrar a la zona de baño con calzado indicado o no comer en la zona dedicada al baño.

Animales e invitados

Los vecinos también deben de pactar el acceso de los animales dentro del recinto y prohibir el acceso de invitados sin estar acompañados de propietarios o inquilinos para evitar aglomeraciones y preservar el descanso y tranquilidad de todos los vecinos.

Normalmente, todas las comunidades de vecinos con piscina permiten la entrada de invitados con propietarios, aunque se recomienda hacer un uso responsable y respectar la tranquilidad de los vecinos, ya que se trata de una propiedad privada.

La entrada a las piscinas comunitarias no está permitida para aquellas personas que cuenten con una plaza de parking en el edificio, pero no tengan una vivienda en la comunidad. Tampoco podrán acceder los propietarios de una vivienda alquilada.

Vista general del barrio de A Ponte, en la ciudad de Ourense, que es el más barato de España para alquilar una vivienda entre las capitales de provincia, con un precio de 4,4 euros el metro cuadrado al mes, según el informe de alquiler del portal inmobiliario por internet Idealista. EFE/ Brais Lorenzo

Por obligación, todas las prohibiciones y/o reglas pactadas entre los vecinos debe de estar visiblemente señalizadas en los lugares comunes del recinto para su cumplimiento.

Seguridad

Una cuestión que no es obligatoria, pero sí recomendable, es contar con un seguro de responsabilidad por posibles accidentes. En esta línea, en cuanto a la contratación de socorristas, depende de cada comunidad autónoma. En Galicia, País Vasco y Andalucía es obligatorio que las piscinas comunitarias de más de 20 vecinos tengan un socorrista, mientras que en Cataluña o Baleares no es obligatorio.

Nada de agua para los morosos

Desde el 16 de junio, los morosos tendrán un acceso limitado a las piscinas, según recoge la Ley 10/2022 para impulsar la actividad de rehabilitación edificatoria en el contexto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, modificando el régimen del impago de los gastos comunes recogido en la Ley de Propiedad Horizontal.

Avatar