Octubre negro para la hostelería: 271.000 empleos destruidos

CCOO suma a las 22.000 personas que están en un ERTE, lo que aproximaría a los afectados al medio millón

CCOO alza la voz para denunciar el drama de los despidos en el sector de la hostelería, uno de los más afectados como consecuencia de las restricciones por Covid-19. El sindicato ha denunciado la destrucción de cerca de 271.000 empleos, a partir de los últimos datos de la Seguridad Social. 

Eso se traduce en que el sector emplea ahora a 1,43 millones de personas. Según las mismas estadísticas, se ha reflejado una caída del 15,9% respecto al mismo año del periodo anterior.

A estos números se han sumado aproximadamente 220.000 trabajadores de la hostelería que están en ERTE, por lo que la afectación podría ser mayor. 

Baleares, la más afectada

¿A qué se debe esta situación? A un contexto marcado por la decisión de varias autonomías de cerrar la hostelería para frenar los contagios por Covid-19.

El sindicato ha instado en un comunicado a que los Gobiernos regionales “convoquen mesas de diálogo social para “acordar ayudas y fomentar que se usen los ERTE para mantener activas las empresas”. 

No todas las regiones se han visto afectadas de la misma forma. En Baleares, se ha liderado la estadística en términos proporcionañes de destrucción de empleo en la hostelería con un desplome en la afiliación del 52%. Les siguen a mucha distancia Cataluña (-15,8%) y Andalucía (-13,3%). 

La situación se ha agravado como consecuencia de la oleada de casos de coronavirus y ha provocado una cascada de restricciones en toda España para poner freno a la expansión de la enfermedad.

Amparadas por el paraguas del estado de alarma, hasta siete comunidades autónomas han decretado el cierre de bares y restaurantes. La hostelería ha tenido que parar en un tercio del país, donde habitan más de 15 millones de personas.

Contexto de restricciones

Murcia, Cataluña, Navarra, Asturias, Castilla y León, Galicia La Rioja han ordenado el cierre de sus establecimientos hosteleros para contener la curva de contagios que no ha parado de crecer desde el mes de agosto. Una situación que aboca a un nuevo aluvión de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de miles de trabajadores. Los empresarios del sector llevan días advirtiendo las consecuencias que puede suponer para el futuro de su actividad.

Otras, como Canarias o Baleares, no han decretado cierres. Su excesiva dependencia del turismo internacional y su economía poco diversificada y basada en los turistas de la península, pero también de otros puntos de Europa ha supuesto un verdadero revés para ambos archipiélagos. 

La reapertura hostelera ha sido uno de los caballos de batalla de los empresarios, al segurar que únicamente representan  desde mayo el 3,2% de los casos, según un informe publicado por el Ministerio de Sanidad. Tras conocer esta cifra, la plataforma Juntos por la Hostelería ha exigido a los gobiernos medidas menos restrictivas en el sector.