Oriol Soler, el estratega mediático del procés

La Guardia Civil detiene uno de los fundadores del diario ARA por su supuesta relación con Tsunami Democràtic y la corte belga de Carles Puigdemont

Entre los detenidos este miércoles por su supuesta vinculación con Tsunami Democràtic destacan tres empresarios: David Madí, Xavier Vendrell y Oriol Soler. Los tres formaron parte de sanedrines independentistas que, desde la sombra, asesoraron a los gobiernos de los expresidentes Artur Mas, con motivo de la consulta del 9-N de 2014, y Carles Puigdemont, en el referéndum del 1-O de 2017. Hasta ahora nunca habían tenido problemas judiciales por su activismo independentista.

A diferencia de Madí y Vendrell, que ocuparon altos cargos en sus respectivos partidos y en la Generalitat, Soler nunca ha ostentó cargos políticos aunque esto no le ha impedido moverse como pez en el agua en torno a los sucesivos gobiernos catalanes.

En 2015, el Ministerio de Hacienda solicitó información a la Generalitat sobre las empresas privadas que habían participado en la consulta del 9-N. Aunque Soler y algunas de las empresas que dirige se implicaron en aquella consulta, no se formalizaron acusaciones en su contra.

Soler fue el director de la campaña “Ara és l’hora”, auspiciada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural para la consulta del 9-N. Mas y tres miembros de su gobierno –Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs– fueron procesados y condenados por ello a multas y penas de inhabilitación que ya han cumplido.

Posteriormente, también fue codirector de la campaña electoral de Junts pel Sí en las elecciones autonómicas de 2015. Esta coalición estaba formada por Convergència y ERC.

Diferencias con Ferran Rodés

Soler es un empresario del sector de la cultura y la comunicación. Todos sus medios son de orientación inequívocamente independentista. Participó en la fundación del diario Ara, del que fue consejero delegado y presidente de la empresa editora hasta junio de 2012, cuando le sustituyó Ferran Rodés.

Las relaciones entre Soler y Rodés son tirantes, especialmente desde que este último adquirió, a mediados del año pasado, el paquete de acciones de la familia Carulla. A través de las redes sociales, el grupo empresarial de Soler expresó su “preocupación” porque esta operación de concentración accionarial “en manos de un único propietario” podía condicionar la “pluralidad” del diario.

En la actualidad dirige el grupo SOM, integrado por cinco empresas que nacieron como cooperativas. Entre estas destaca la editorial Som Ara Llibres; la productora televisiva Som Batabat; o la editora de revistas Som Sàpiens.

En su juventud, militó en el Moviment de Defensa de la Terra. Se le sitúa en la órbita de ERC. Su pareja es Marina Llansana, exdiputada republicana. Como empresario del sector de la comunicación sostiene que “el catalanismo necesita una estructura de medios privada, plural y potente fruto de la suma de proyectos”, tal como expuso el año pasado el grupo SOM que él dirige en un mensaje de Twitter.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña