Pilar Rahola dispuso en TV3 de 12 horas entre marzo y agosto para opinar “sin réplicas ni contrastes”

Tres programas de la televisión pública dedican solo un 20% de sus entrevistas políticas a no-independentistas

La periodista Pilar Rahola, en una tertulia del programa FAQS de TV3 / CCMA

La periodista Pilar Rahola, en una tertulia del programa FAQS de TV3 / CCMA

La tertuliana afín a Carles Puigdemont, Pilar Rahola, ha vuelto a poner a TV3 en el epicentro de las críticas por la falta de neutralidad informativa. La periodista, colaboradora habitual de programas como Tot es mou o FAQS, suma un total de 12 horas en antena entre marzo y agosto de 2020 para “expresar su opinión personal sin ningún tipo de réplica o contraste”.

Así se desprende del voto concurrente que hace la consellera del Consell Audiovisual de Catalunya (CAC) –el ente que regula TV3 y Catalunya Ràdio–, Carme Figueras, a partir del Informe sobre la observancia del pluralismo político en la televisión y la radio. Marzo-agosto de 2020.

“Además, esta periodista no hace un análisis neutral de la actualidad política, sino que en muchas ocasiones, sus afirmaciones, como todo el mundo sabe, son claramente partidistas”, explica la consellera crítica con TV3. “Se puede ver que los periodistas que la siguen en la lista han intervenido con un tiempo muy inferior al de Pilar Rahola”.

La presencia de la tertuliana en TV3, afín a Carles Puigdemont, es una polémica recurrente sobre los medios de comunicación públicos de Cataluña. Su defensa a ultranza del expresidente huido y su tono beligerante contra políticos no-independentistas –pero también de ERC o la CUP– genera dudas sobre la idoneidad de su perfil en la televisión pública.

Las comprometidas grabaciones de Rahola con David Madí

Ya se vio envuelta en unas polémicas grabaciones con David Madí que se filtraron a la luz pública. “Si ahora gobernamos, lo primero que hay que controlar es este tema”, explicaba la tertuliana al empresario posconvergente tras la decisión del director de TV3, Vicent Sanchis, de quitarle uno de sus tres espacios semanales.

“Está claro que eso se lo tenemos que hacer pagar”, explicó. Rahola y Madí especulaban con que el director de la televisión pública había hecho una apuesta por Esquerra Republicana. Las grabaciones se hicieron públicas en el marco de la operación Voloh, que investiga el desvío de fondos públicos a Puigdemont desde la Generalitat.

Rahola cobró de TV3 27.000€ el pasado 2020. Aunque la cifra es muy generosa, supone la mitad de lo que había recibido un año antes, donde el monto ascendía hasta los 52.500€. Además, según avanzó El Triangle a partir de los datos de Transparencia de la CCMA, la comentarista política cobrará únicamente 8.100€ por los seis primeros meses del 2021.

Poca pluralidad en las entrevistas de los programas

No es la única polémica que concierne a la televisión pública. Tres programas de TV3 dedican solo el 20% de sus entrevistas políticas a no-independentistas. Así se desprende del voto concurrente de Figueras, que señala Tot es mou, FAQS y Més3/24 como los espacios informativos menos plurales –los dos primeros, donde Rahola es colaboradora asidua–.

En el caso del programa Tot es mou, el número de independentistas entrevistados ascendió a 53, frente a los no-independentistas, que tan solo fueron 15. Incluso las entrevistas a alcaldes y altos cargos técnicos fueron más, con únicamente 33. Esto supone que únicamente 15,1% de las que se hicieron fueron personas que rechazan la secesión.

Un porcentaje similar recoge el FAQS, donde solo un 14,3% de las personas entrevistadas en el espacio estaban identificadas claramente contra la secesión. En concreto, solo 4 personas no-independentistas, frente a 17 independentistas y 7 alcaldes o altos cargos técnicos.

El otro programa que también dibuja un desajuste entre voces contrarias y partidarias a la ruptura con España el Més 324. Este programa entrevistó a 17 independentistas frente a 6 no-independentistas y otras 6 entrevistas que correspondían a otro tipo de cargos, como alcaldes o técnicos. En porcentaje, 20,6% de los mismos rechazaban la secesión.

Sergi Ill