Podemos acusa a los medios de desviar la atención con los disturbios

La formación de Pablo Iglesias afea al poder mediático centrarse en los altercados para que "se deje de debatir del problema raíz"

El líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en una comparecencia ante el Congreso | EFE/Mariscal/Archivo

El líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en una comparecencia ante el Congreso | EFE/Mariscal/Archivo

Podemos ha señalado con el dedo a los principales medios de comunicación del país por haber centrado sus coberturas de los últimos cinco días en los altercados violentos que han sucedido a las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél y que se han saldado con decenas de detenidos y de heridos en grandes ciudades como Barcelona, Madrid o Pamplona.

“Siempre que se denuncia en las calles una anormalidad democrática, el poder mediático pone el foco en los disturbios para que se deje de debatir del problema raíz, y nada cambie”, ha expresado el partido a través de su cuenta oficial de Twitter.

La formación de Pablo Iglesias ha hecho un llamamiento a su electorado para que no caiga en la “trampa” orquestada por los grupos mediáticos pero ha rechazado que esa posición les coloque “del lado de la violencia”, después de los incidentes que se han contabilizado a lo largo de la semana.

Podemos ha movido ficha para tratar de fijar la vista en los medios de comunicación, después de una semana en la que se han convertido en el foco de las críticas por parte de los partidos de la oposición por no haber condenado de forma decidida la violencia en las protestas. La polémica surgió con los primeros mensajes en las redes sociales del portavoz parlamentario, Pablo Echenique, que animó a los “jóvenes antifascistas” a salir a protestar a las calles por la libertad de expresión.

Altercados en la manifestación de protesta por la detención del rapero Pablo Hasel, que ayer ingresó en prisión, condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, este miércoles en Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta
Altercados en la manifestación de protesta por la detención del rapero Pablo Hasel en Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

Sus declaraciones se suman a otra serie de gestos como el del portavoz de la formación, Rafael Mayoral, que ha evitado condenar públicamente los actos de violencia de las manifestaciones. Otros representantes de Podemos, como la líder de la formación en la Comunidad de Madrid, Isa Serra, sí que han mostrado su rechazo rotundo a la violencia y han lamentado el destrozo del mobiliario urbano que se produjo en las primeras protestas.

La posición equidistante de la formación morada se produce después de que haya activado toda la maquinaria parlamentaria para tratar de atajar el problema. El grupo de Pablo Iglesias ya ha presentado su propia propuesta en el Congreso de los Diputados con el objetivo de derogar algunos delitos del Código Penal como el del enaltecimiento al terrorismo, las injurias a la Corona o contra los sentimientos religiosos.

Paralelamente, han activado los trámites para solicitar el indulto de Pablo Hasél, condenado a nueve meses de prisión precisamente por algunos de estos delitos. Sin embargo, el proceso tiene que pasar de forma obligada por el Ministerio de Justicia, que queda en manos del socialista Juan Carlos Campo.

Podemos mantiene su tesis de la anormalidad democrática

El último mensaje de Podemos en su cuenta de Twitter ha vuelto a insistir en su tesis de que España vive bajo una situación de “anormalidad democrática”. Un calificativo que ha provocado una fuerte brecha con sus socios de gobierno, las críticas de la oposición e incluso la petición de dimisión contra Pablo Iglesias por parte de una organización de académicos, políticos y economistas.

Lejos de retractarse, el vicepresidente del Gobierno ha insistido en su tesis, a raíz del descontento social que ha provocado la entrada en prisión del rapero por el contenido de sus canciones y de sus mensajes en las redes sociales.

Esta posición también ha sido respaldada por Izquierda Unida que se ha alineado con sus compañeros en el Gobierno. El coordinador federal de la formación, Alberto Garzón, ha señalado este domingo en una intervención en de la Asamblea de su partido en que la entrada en prisión de Hasél “es un síntoma de una anomalía democrática grave”.

Alberto Garzón y Pablo Iglesias, en un acto en el Congreso. EFE/Javier Lizón
Alberto Garzón y Pablo Iglesias, en un acto en el Congreso. EFE/Javier Lizón

El ministro de Consumo ha defendido la libertad de expresión del cantante, a pesar de que ha reconocido que no está de acuerdo con la banalización de la violencia que realiza en sus canciones. “No se le debe convertir nunca en un ídolo”, ha remarcado.

Garzón ha aprovechado su intervención para dar un espaldarazo a Iglesias y reafirmar su proyecto conjunto. “Estamos juntos en este proyecto político, en la defensa frente a esos ataques desde determinados actores socioeconómicos que buscan otros objetivos distintos”, ha remarcado.