PSC y Vox impiden que Lluis Puig vote telemáticamente en el Parlament

Los dos miembros no-independentistas de la mesa de edad siguen las recomendaciones de los servicios jurídicos y dejan solo al miembro de ERC en la defensa del parlamentario fugado

Los diputados de Vox, encabezados por su líder, Ignacio Garriga (c) a su llegada al Parlament de Cataluña que celebra este viernes su sesión constitutiva tras las elecciones del 14F

Los diputados de Vox, encabezados por su líder, Ignacio Garriga (c) a su llegada al Parlament de Cataluña que celebra este viernes su sesión constitutiva tras las elecciones del 14F / EFE

El diputado de JxCat fugado en Waterloo, Lluís Puig, no podrá votar en este pleno de constitución del Parlament como consecuencia del voto en contra del PSC y de Vox. La mesa de edad, formada por republicano Ernest Maragall, el socialista David González y el diputado del partido de Santiago Abascal, Alberto Tarradas, ha desestimado la petición a dos votos contra uno.

El veto al diputado fugado en Waterloo no es definitivo, puesto que será la mesa una vez vez constituida la que decidirá si finalmente el electo de JxCat pueda votar en los plenos de forma delegada. El diputado Ernest Maragall ha votado favorablemente a permitir la delegación del voto, aunque la suma del diputado socialista y el de Vox han impedido que se pudiera llevar a cabo.

Un veto provisional por raciones jurídicas

La decisión no es política, sino que los dos diputados no-independentistas han atendido a razones jurídicas esgrimidas por los servicios de la cámara catalana. Así lo explican fuentes parlamentarias del PSC a este medio, mientras que Ernest Maragall, que ha entonado un discurso muy agresivo a favor del independentismo en la constitución del Parlament, pretendía ignorar las indicaciones jurídicas

No es el único diputado que ha pedido el voto telemático. La parlmentaria de JxCat, Teresa Pallares, ha solicitado ejercer su derecho a distancia por cuestiones sanitarias. También el que iba a ser candidato de la CUP a la presidencia del Parlament, Pau Juvillà, que no ha podido asistir e la constitución de la mesa tras haber sido notificado como contacto de positivo por coronavirus.

El debate ha causado mucho revuelo. El líder de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha pedido la palabra para que se dejara claro si el diputado Lluís Puig podía o no ejercer su derecho al voto. Entre roces y cruces de reproches con el presidente de la mesa de edad, este le ha recordado que la cuestión se dilucidaría justo antes de que comenzara la votación. Albert Batet se ha hecho cargo del voto de Teresa Pallarès, mientras que Dolors Sabaté lo ha hecho con el de Pau Juvillà.

Un inicio de legislatura tenso

Ernest Maragall ha dado inicio a la sesión con un discurso muy duro a favor del independentismo, donde ha vuelto a insistir en la “anormalidad democrática” de España. El veterano diputado republicano, primero por el PSC y después por ERC, no ha dudado en recordar en su discurso a la expresidenta condenada por sedición, Carme Forcadell, y al presidente saliente, Roger Torrent, por su imputación al ignorar requerimientos del Tribunal Constitucional.

El republicano ha lanzado algunos ataques contra Vox, después de que cinco partidos con representación (PSC, ERC, JxCat, CUP y Catalunya en Comú) aprobaran un manifiesto para aislar a la formación dirigida por Ignacio Garriga en la actividad política parlamentaria, a quien ha acusado de usar los propios mecanismos democráticos para “destruir la propia democracia”.

La nueva constitución del Parlament ha contado con presencias notables. La diputada de ERC, Meritxell Serret, que ha vuelto a España tras regularizar su situación de rebeldía frente al Tribunal Supremo, ha asistido presencialmente a la cámara catalana como electa. Ernest Maragall le ha dado la bienvenida. También ha asistido como invitado por Vox el líder del partido, Santiago Abascal, para arropar a los representantes de su partido.