Salvador Illa pone fecha al inicio de la vacunación pero no sabe lo que durará

El ministro de Sanidad considera que la pandemia totalmente bajo control cuando se haya vacunado al 40% de la población

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, confía en iniciar la vacunación masiva contra la Covid-19 a principios del próximo año aunque no descartó que se anticipe a este diciembre. Indicó que se empezará por la población de mayor riesgo.

A preguntas de empresarios catalanes, en un acto organizado por Intermedia por vía telemática, el ministro puso fecha al inicio de la vacunación pero no concretó cuanto tiempo se tardará en completar la campaña para inmunizar a todos los españoles.

Tan solo señaló que se necesitará tres o cuatro meses para conseguir “un volumen de población inmunizado” equivalente al 40% de los ciudadanos. Se considera que con este umbral se podrá controlar la pandemia.

Illa subrayó que nos esperan “cuatro semanas de noviembre muy complicadas” y que se deberá “convivir con el virus hasta mayo”, precisamente cuando finalizará el estado de alarma y se esté en plena campaña de vacunación.

Sobre las vacunas, Illa indicó que es la opción que estiman “más rápida” para acabar con la pandemia. Recordó que los 27 países de la Unión Europea han adoptado un planteamiento común la “distribución equitativa” de las vacunas: por el momento, han adquirido siete vacunas distintas, de las que ya se han formalizado el contrato de tres.

A preguntas de directivos empresariales, Illa aseguró que el Gobierno no tiene sobre la mesa la posibilidad de aprobar un confinamiento domiciliario: No estamos trabajando en ello ni lo prevemos”. Añadió que la “panoplia de medidas” que se ponen a disposición de las comunidades autónomas debe posibilitar el control de la pandemia.

Los presidentes de las comunidades manejan las “palancas”

Recordó que durante los próximos seis meses de estado de alarma, los presidentes de los gobiernos autonómicos pueden activar o desactivar “las palancas” que tiene a su alcance para controlar la pandemia.

Reconoció que se esta produciendo una fatiga pandemia”, un cansancio entre la población que deriva en la relajación de las medidas o en la minimización del riesgo.

Sobre el teletrabajo, recomendó a las empresas y trabajadores que lo apliquen en todos los casos posible si bien admitió que el decreto del estado de alarma no ampara su obligatoriedad.