Sánchez levanta el ‘veto’ económico sobre la hacienda catalana impuesto por Rajoy

La Generalitat celebra la retirada de una medida que no se sujetaba en "argumentos técnicos o económicos", sino en razones políticas

El Gobierno ha comunicado formalmente a la Generalitat que retira la supervisión económica extraordinaria que aplicaba a las finanzas catalanas desde diciembre de 2015, que impuso el gobierno de Mariano Rajoy en pleno auge del procés independentista. 

Así lo ha anunciado la consellería de Economía, que ha explicado que el levantamiento del veto financiero de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos cumple una de las condiciones puestas por ERC al PSOE para que se puedan respaldar los Presupuestos Generales del Estado para el año 2021. 

El control adicional al que se sometía la Hacienda de Cataluña suponía que la consellería de Economía tenía que remitir al Gobierno un certificado mensual de gaste por parte de la Intervención general, así como la remisión de información adicional sobre la contabilidad de catalana y su sector público, clasificada por programas presupuestarios. 

La Generalitat critica la arbitrariedad de la norma

La consellería de Vicepresidencia, Economía y Hacienda, que lidera el presidente interino Pere Aragonès, valora la retirada de este control adicional, que ha recordado que siempre consideró “discriminatorio e injustificado”. Las cuentas catalanas llevaban 5 años intervenidas, para controlar el desvío de dinero en pleno desafío soberanista. 

El departamento de Aragonès ha subrayado que en los últimos años el Govern ha hecho una “gestión cuidadosa, eficaz y eficiente de las finanzas públicas de la Generalitat”, por lo que la supervisión específica no se sustentaba en “argumentos técnicos o económicos”, sino a razones de cariz “político e ideológico”, subraya.

ERC se ha cobrado así una de sus primeras promesas para aprobar los Presupuestos de Pedro Sánchez, los primeros desde las cuentas del PP del año 2018. Los republicanos también han conseguido blindar la inmersión lingüística en las escuelas catalanas, dejando al español fuera de la enseñanza más allá de una materia lingüística.