El Supremo da la razón a Agbar en la concesión del agua de Barcelona

El Tribunal Supremo revoca la sentencia del TSJC por la que anuló la concesión del servicio de agua de Barcelona a una empresa mixta liderada por Agbar

El Tribunal Supremo avala la constitución de la empresa público-privada que gestiona el suministro de agua a Barcelona y a 22 municipios de su alrededor. Esta sociedad está liderada por Agbar.

La sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo revoca una sentencia anterior del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que anuló en 2016 la concesión en favor de la empresa mixta Aigües de Barcelona-Empresa Metropolitana del Cicle Integral de l’Aigua (Abemcia).

Abemcia está controlada por Agbar, tenedora del 70% de las acciones. Como socios minoritarios están el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), con un 15%, y Criteriacaixa, el holding La Caixa, con otro 15%.

En 2016, el TSJC anuló la concesión de agua en baja (de los depósitos municipales a los hogares) a la empresa mixta por considerar que no se hizo mediante un concurso público.

Recursos de compañías competidoras

Tres compañías de aguas recurrieron la concesión ante los tribunales. Estas compañías son Acciona, Aqualia (FCC) y Aguas de Valencia.

En un auto que ha entregado este miércoles a las partes, la sala de lo contencioso del Tribunal Supremo anula la sentencia del TSJC y confirma que el proceso de concesión del servicio a Abemcia se realizó de forma correcta.

Este auto supone un espaldarazo a Agbar en su conflicto con Ada Colau. La alcaldesa de Barcelona sigue empeñada en remunicipalizar el servicio del agua. Anunció que esperaría a que se pronunciase el Supremo para iniciar este proceso porque tenía la esperanza de que confirmaría la anulación de la concesión. Sin embargo, no ha sido así. El Tribunal Supremo da la razón a Agbar.

Colau abrió un frente contra Agbar. Incluso presentó un contencioso administrativo contra la concesionaria por un importe de 13,5 millones de euros por un supuesto “enrequicimiento injusto”.

En el mismo auto, el Supremo también desestima el recurso contencioso-administrativo presentado por Aguas de Valencia, compañía que el año pasado fichó a David Madí, ex director de las campañas electorales de Artur Mas.

El pleito por Abemcia se enmarca en la guerra judicial que han mantenido Agbar y Acciona desde hace años. El anterior gobierno de Mas adjudicó en 2012 Aigües Ter-Llobregat (ATLL) a un consorcio liderado por Acciona. ATLL gestiona el agua en alta, desde los manantiales a los depósitos generales. El Supremo anuló este contrato el pasado año a raíz de un recurso de Agbar.

Continuidad garantizada

En un comunicado, Agbar confirma que seguirá prestando el servicio de suministro de agua potable, así como el del saneamiento y depuración, que aporta el AMB desde que se creó la empresa mixta.

El Supremo ratifica las posiciones defendidas desde Agbar y el AMB en el sentido de que los acuerdos que adoptaron son “completamente legales, eficaces y conformes a derecho”, según se subraya en el comunicado.

El auto del Supremo ratifica íntegramente los argumentos de Agbar en defensa de la constitución de la empresa mixta de capital público-privado. En paralelo, el alto tribunal español desestimó los recursos interpuestos por empresas competidoras.

Agbar recalca que la sentencia confirma que es la “única empresa capaz de desarrollar este servicio” de suministro de agua a casi tres millones de ciudadanos de Barcelona y su área metropolitana.

Además, la sentencia ratifica la valoración de activos de Agbar, por un valor de 476 millones de euros, que se realizó durante la constitución de la empresa mixta. Asimismo, el alto tribunal confirma que la compañía dispone de los “títulos jurídicos válidos y plenos” para realizar el suministro a los domicilios.

Por último, la sentencia garantiza la estabilidad y las condiciones laborales de los 1.154 empleados de la empresa mixta.