La Unión Europea compra 300 millones de dosis de la vacuna de Pfizer

La Comisión Europea cierra un acuerdo a contrarreloj con los desarrolladores que prometen una efectividad del 90% en su vacuna contra el coronavirus

La Comisión Europea ha logrado cerrar un acuerdo para adquirir 300 millones de dosis del prototipo de la vacuna contra el coronavirus que han desarrollado la farmacéutica estadounidense Pfizer y la compañía alemana BioNtech. El contrato permitirá distribuir entre todos los países miembro una de las vacunas más prometedoras de la carrera internacional, que ha certificado en un estudio independiente un 90% de efectividad.

Los gobiernos nacionales disponen de un plazo de cinco días para decidir si se suman a esta estrategia conjunta de compra. La adquisición no estará formalizada de forma definitiva hasta que la Agencia Europea del Medicamento dé el visto bueno a la comercialización de la vacuna. Todavía tienen que concluir todas las comprobaciones de la revisión acelerada que estudia los datos de los ensayos masivos con seres humanos.

El objetivo es que las vacunas se repartan de forma equitativa entre los países europeos en función de la población que tienen. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya adelantó esta semana que a España le corresponden 20 millones de unidades de la vacuna de Pfizer y BioNtech. Una partida que permitirá inmunizar a 10 millones de españoles de los grupos de riesgo porque son necesarios dos inyecciones para cada persona.

Europa prepara unas recomendaciones de vacunación

La Comisión Europea ha preparado unas recomendaciones sobre cómo deberá desarrollarse la vacunación en los principales países miembro. Durante los primeros meses del año, solo se espera que haya un pequeño volumen de inyecciones disponibles para la población. Por eso, apuestan por proteger a grupos como el personal sanitario, los cuidadores de ancianos, los mayores de 60 años o los colectivos sociales más desfavorecidos.

La institución no ha querido adelantar un calendario concreto de vacunaciones, aunque países como Reino Unido o España confían en que puedan empezar a inmunizar a la población entre diciembre y enero, si las pruebas de los reguladores sanitarias resultan positivas.

“Finales del 2020 o principios del 2021 es un escenario positivo al que mirar. Pero voy a evitar poner una fecha hasta que no tengamos más información”, ha aclarado la comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides.

La comisaria ha explicado que llevan trabajando desde septiembre en los “desafíos” logísticos de la distribución masiva de la vacuna en el continente. El antígeno debe conservarse a una temperatura inferior a los 80 grados centígrados bajo cero. Por lo que, el gran reto es garantizar su transporte en aviones o camiones refrigerados.