Vara avala los indultos aunque admite que no le gustan

El presidente de Extremadura ha reculado tras haber sido uno de las barones más críticos contra los indultos dentro del PSOE

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. / EFE

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. / EFE

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha avalado este martes los indultos a los líderes independentistas encarcelados. Ha admitido que la medida no es de su agrado, aunque entiende que haya que “hacer un esfuerzo“.

Así lo ha afirmado en una entrevista en la cadena COPE, en la que ha asegurado que “Cataluña no se puede arreglar desarreglando el resto de España, con lo cual el arreglo que haya tendrá que ser permitiendo en que todos y cada uno de los españoles vivamos donde vivamos podamos tener los mismos derechos”.

A mí no me gustan los indultos porque lo pasé muy mal en aquel momento como tantos españoles, porque estaban cogiendo lo que tanto queremos que es nuestro país, nuestra patria, nuestra nación y la estaban intentando trocear”, ha censurado.

Vara, quien ha sido una de las voces socialistas díscolas en lo que al trato con los líderes independentistas se refiere, ha reculado en medio de un contexto difícil para los críticos con Sánchez, tras la derrota de Sudana Díaz en las primarias del PSOE andaluz.

Así, Vara ha asegurado, en un tímido esfuerzo por avalar los indultos que está gestionando el Ejecutivo que puede “llegar a entender que se intente hacer un esfuerzo para que eso nunca más tenga que volver a suceder”.

No obstante, dice que durante la convocatoria del referéndum del 1 de octubre y la Declaración Unilateral de Independencia que protagonizó el expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, se sintió indignado y que por eso comparte “el sentimiento de indignación con tantísima gente que lo puede tener”.

Vara había sido hasta la fecha una de las voces más críticas junto a su homólogo en Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, con la estrategia del partido en lo que a negociación con los líderes independentistas y la elaboración de los indultos se refiere. De hecho, hace menos de un mes el propio García Page aseguraba que los indultos eran “una enorme desgracia”.

Por su parte, Vara dijo que, a su parecer, resultaba evidente “que no debe ser indultado quien no quiere serlo porque no respeta ni cree en las leyes que lo hacen posible” y que “los problemas que tiene nuestro país de construcción de un modelo de convivencia no se resolverán mientras nadie quiera”.

Entre las voces críticas también se encontró el expresidente de España, Felipe González, quién afirmó que los indultos no podían contemplarse en el momento actual. Para el expresidente, que no haya arrepentimiento por parte de aquellos “que se han saltado la Constitución” es un elemento clave para la concesión de la medida de gracia.

Con la marcha atrás de Vara con respecto a los indultos, cada vez son menos las opiniones críticas con la postura oficial del PSOE que quedó claro que debía ser a favor de los indultos a partir del último Comité Federal celebrado a finales de mayo, pese a que ello pueda traer grandes problemas electorales en el futuro.